En Mar Chiquita construyeron la primera escuela sustentable del país en sólo 48 días

Impulsada con fondos públicos-privados, esta escuela sustentable pionera está hecha de materiales reciclados. Además, cuenta con fuentes de energías renovables, sistema de reutilización de agua y huertas orgánicas.

 

Si de medio ambiente se trata, los establecimientos educativos tienen que empezar a dar el ejemplo. Y no sólo desde los conocimientos, sino también desde la construcción de las aulas. Y esto es precisamente lo que ocurre con el nuevo edificio de la Escuela N°12 de Mar Chiquita, que se transformó en la primera escuela sustentable del país.

Basado en el concepto de “Earthship” (NaveTierra), que creó el arquitecto norteamericano Michael Reynolds, la construcción está íntegramente hecha con materiales reciclados y se autoabastece de alimentos, agua y energía.

“Esto es un hito histórico, es el primer edificio público que tiene este sistema constructivo, por iniciativa de la sociedad civil”, destacó el ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, en el acto de presentación junto al intendente de Mar Chiquita, el arquitecto Carlos Ronda.

La obra comenzó el 1° de marzo, cuando inició la tarea de enterrar los cimientos de cubiertas de caucho rellenas con granza y continuó con la colocación de otros residuos como latas, botellas y cartón. Casi siete días después, el edificio ya estaba listo con los paneles de vidrio y el techo colocados.

  • Ver también

Más de 300 escuelas rurales del país contarán con energía solar

En los últimos cinco años, se construyeron 219 edificios sustentables en Rosario

La nueva escuela sustentable de Mar Chiquita cuenta con un recolector de agua de lluvia para almacenarla en tanques y purificarla. Una vez que es usada en el interior del edificio, sirve luego para regar un invernadero –en el que hay plantas tropicales, papaya y banano, entre otras especies– y las diferentes huertas que se formaron para cultivar  alimentos orgánicos.

La energía eléctrica será generada por medio de paneles fotovoltaicos que –por su orientación– pueden captar al máximo los rayos del sol para mantener una temperatura estable entre los 18° y los 25°.

El proyecto es parte del Plan de Sustentabilidad formulado por la Unidad Ciudades Sustentables (UCS) del Ministerio de Ambiente de la Nación y del “Planmar” que el municipio de Mar Chiquita desarrolló junto a vecinos, docentes y alumnos. Al respecto, Bregman destacó que “el Estado tiene que estar presente para multiplicar y acompañar a que este tipo de emprendimientos se extiendan en todo el país”.

A fines de mayo, la escuela sustentable abrirá sus puertas a unos 74 alumnos de entre 6 y 12 años, que tendrán capacitaciones y actividades sobre sostenibilidad. Además, se llevarán a cabo talleres públicos para crear proyectos con impacto social.

“La clave de todo en este planeta es repensar. La escuela les da a los chicos la posibilidad de repensar. Los niños son los que tienen mayor capacidad de sentir y hacer los cambios, queramos o no nosotros como adultos. Este repensar al cual se los invita es fundamental para mejorar la calidad de vida en este planeta”, sostuvo Reynolds cuando se inició la obra.

Además del apoyo del arquitecto norteamericano, uno de los grandes referentes de la construcción ecológica a nivel mundial, la construcción contó con los aportes de la ONG uruguaya Tagma y tuvo financiamiento mixto proveniente del Estado (municipio, provincia y nación) y de empresas privadas (Ala, DirecTV, Disney).

Desde Tagma valoraron la importancia del proyecto y manifestaron la necesidad de que en el país se expandan las escuelas sustentables, “una herramienta poderosísima para que los chicos estén más en contacto con la tierra”.

Fuentes:

  • Abrió en Mar Chiquita la primera escuela autosustentable del país / Clarín
  • Inauguraron la primera escuela sustentable del país en Mar Chiquita / Télam

Foro Ambiental