Un siglo después, logran fotografiar al leopardo negro y comprueban que aún existe en África

Se trata de una hembra, que fue retratada por un británico en Kenia. Es la primera demostración fehaciente de la existencia de este inusual felino en el continente desde 1909.

Una leopardo negra ha sido fotografiado en Kenia, hecho que se transformó en la primera prueba fehaciente de la existencia de este inusual felino en la actualidad. El fotógrafo Will Burrard-Lucas publicó las instantáneas en Instagram, conseguidas gracias a cámaras con sensores de movimiento en medio de una expedición en la que cooperaron investigadores de San Diego.

Luego de que se enterara de que leopardos negros habían sido vistos en el área de Laikipia, la única región donde habitan en África, organizó una investigación para poder captar las imágenes. «Miré la foto sin entenderlo. No podía creerlo y pasaron algunos días antes de comprender que había logrado mi sueño», contó Burrard-Lucas, que tiene 35 años.

El fotógrafo captó a la leopardo negra mientras paseaba por las llanuras de la Reserva de Loisaba del país africano junto a un leopardo más grande, de color normal, que sería su madre. El melanismo que presenta este particular ejemplar, explican los especialistas, es una mutación genética que oscurece la piel de los portadores y que rara vez ocurre.

Lo opuesto al albinismo, el melanismo es el resultado de un gen que causa un exceso de pigmento en la piel o el cabello de un animal para que aparezca negro. Se han reportado leopardos melanísticos en y alrededor de Kenia durante décadas, pero la confirmación científica de su existencia sigue siendo bastante rara.

Anteriormente, solo en 2017 se había confirmado un avistamiento: una fotografía de 1909 tomada en Addis Abeba, Etiopía, y almacenada en las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural en Washington, DC. Su alcance en gran parte del continente se ha reducido en menos el 66 por ciento debido a la pérdida de hábitat y la disminución de presas.

«Casi todo el mundo tiene una historia sobre ver una, es algo tan mítico», afirmó Pilfold, del Instituto de Investigación para la Conservación del Zoológico Global de San Diego. «Incluso cuando hablas con los hombres mayores que fueron guías en Kenia hace muchos años, cuando la caza era legal (en los años 50 y 60), se sabía que no cazabas leopardos negros. Si los vieras , usted no lo tomó «.

Una vida en las sombras

Hay nueve subespecies leopardo que van desde África hasta el este de Rusia. Y mientras que el 11 por ciento de los leopardos que viven hoy en día se cree que son melanísticos, dice Pilfold, la mayoría se encuentran en el sudeste asiático, donde los bosques tropicales ofrecen una gran cantidad de sombra.

Se cree que el melanismo proporciona un camuflaje adicional en esos hábitats, lo que le da a los depredadores una ventaja cuando se trata de la caza, dice Vincent Naude , coordinador del proyecto de investigación forense genética para leopardo para la organización sin fines de lucro Panthera, que no participó en esta investigación.

Pero en Kenia, los leopardos negros, a veces denominados «panteras negras», un término general que se refiere a cualquier gato grande con un abrigo negro, parecen ocurrir en matorrales semiáridos.

«Nuestros leopardos viven en ambientes de tipo sabana, por lo que tener un melanismo extra no les da una ventaja de adaptación», concluye Naude.

Fuentes:

– Leopardo negro confirmado en África por primera vez en 100 años / National Geographic

Foro Ambiental