Japón fue sacudido por un potente sismo de 7,6°: Alerta de tsunami y rescates bajo escombros.

A causa del terremoto en Japón, se registraron 21 movimientos sísmicos en un lapso de 90 minutos, siendo el más intenso con epicentro en Noto, Ishikawa. Estos eventos provocaron incendios, apagones masivos y deslizamientos de tierra que dejaron al menos seis personas atrapadas.

Daños en la infraestructura llevaron al corte de algunos servicios de trenes, resultando en la retención de al menos seis personas.

El lunes, el centro de Japón fue sacudido por olas de tsunami de más de un metro de altura, consecuencia de una serie de terremotos fuertes que ocasionaron daños en viviendas, bloquearon carreteras y motivaron a las autoridades a urgir a la población a dirigirse hacia zonas elevadas.

Un sismo de magnitud 7,6 afectó la región de Noto, en la prefectura de Ishikawa, alrededor de las 16:10 (07:10 GMT), según reportó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

La agencia meteorológica japonesa reportó una secuencia de 21 sismos de magnitud 4,0 o superior que afectaron la región central del país en poco más de 90 minutos.

Olas de tsunami, alcanzando hasta 1,2 metros de altura, golpearon el puerto de Wajima, en la prefectura de Ishikawa, a las 16:21 (0721 GMT), aproximadamente 10 minutos después del sismo más potente, según informó la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

«Todos los habitantes deben evacuar de inmediato hacia zonas más elevadas», comunicó la cadena nacional NHK después de los movimientos sísmicos.

A raíz del sismo, Ishikawa emitió una «alerta de magnitud por tsunami», siendo esta la primera de tal índole desde el devastador terremoto de 2011. Esta advertencia implicaba la posible presencia de olas entre tres y cinco metros en la costa.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, con sede en Hawái, indicó la posibilidad de que se generaran olas de tsunami peligrosas en un radio de 300 kilómetros desde el epicentro del terremoto a lo largo de la costa, en el lado del Mar de Japón de la isla principal japonesa de Honshu.

Debido a esto, ciudades en el extremo oriente de Rusia, incluyendo Vladivostok, también emitieron una «alerta» ante el posible riesgo de tsunami, aunque hasta el momento no se han llevado a cabo evacuaciones. «Las zonas costeras de la costa occidental de Sajalín podrían verse afectadas por las olas de un tsunami», advirtió el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia a través de Telegram. Las autoridades de Vladivostok aconsejaron a los pescadores regresar al puerto.

Corea del Sur ha emitido alertas debido al aumento del nivel del mar, según informó la agencia de noticias Yonhap. La provincia oriental de Gangwon ha instado a algunos residentes a evacuar hacia zonas más elevadas.

La Administración Meteorológica de Corea del Sur señaló que las olas del tsunami podrían alcanzar mayores alturas después de las primeras olas.

35 mil hogares sin suministro eléctrico El gobierno japonés comunicó que aún se encontraba evaluando los daños ocasionados y si se habían registrado víctimas.

Los bomberos en la zona de la prefectura de Ishikawa, afectada por el terremoto, reportan numerosos casos de viviendas colapsadas y llamadas de auxilio de residentes atrapados debajo de ellas en las ciudades de Wajima y Suzu, así como en los pueblos de Anamizu y Noto.

Las autoridades están valorando la magnitud de los daños causados por el sismo y llevando a cabo operaciones de rescate. Sin embargo, indican que se ven abrumadas por la cantidad de personas solicitando asistencia.

Una estación de bomberos en la ciudad de Wajima informó que ha recibido más de 30 llamadas de personas reportando el colapso de viviendas. Algunas de las personas que contactaron indicaron que aquellos atrapados debajo de los edificios estaban inconscientes. Además, se mencionó que un edificio de oficinas se había derrumbado.

Mapa de las zonas que podrían ser afectadas por el terremoto.

En Wajima, también se desataron incendios que resultaron en la destrucción de al menos media docena de casas. Hasta el momento, no hay informes de heridos o víctimas fatales.

Alrededor de 33.500 hogares en las proximidades del epicentro, ubicados en las prefecturas de Toyama, Ishikawa y Niigata, quedaron sin suministro eléctrico, según las compañías locales de servicios públicos.

El hospital en la ciudad de Suzu, Ishikawa, está atendiendo a un gran número de heridos. Sin embargo, el transporte de los afectados se ve retrasado debido a las carreteras dañadas.

El hospital opera con sus propios generadores, ya que la región circundante se encuentra sin electricidad. Se anticipa que las temperaturas en la zona afectada descenderán hasta aproximadamente 1 °C durante la noche.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) indicó que la región de Noto experimentó una sucesión rápida de sismos, con otro temblor de 6,2 grados que ocurrió poco después del enjambre inicial, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

El sismo más fuerte llevó a las cadenas de televisión a cambiar a una programación especial y a hacer llamados urgentes para que los residentes afectados se trasladaran a zonas más elevadas.

Varias autopistas importantes fueron cerradas alrededor del epicentro, según el operador de carreteras de Japón, y los servicios del tren bala Shinkansen fueron suspendidos entre Tokio y el epicentro en Noto. Además, se informó que los servicios ferroviarios fueron suspendidos en el noreste del país y en la región central y norte del litoral occidental, según el diario económico Nikkei.

Centrales nucleares sin anomalías La oficina del primer ministro japonés, Fumio Kishida, convocó un gabinete de crisis para abordar la situación.

La Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) de Japón informó que, en una conferencia de prensa realizada alrededor de las 18.30 horas, no se detectaron problemas en los reactores de ninguna de las centrales nucleares en la zona afectada. No obstante, se confirmaron vertidos de petróleo y otros daños menores en las instalaciones nucleares de la región.

La operadora Kansai Electric Power Company no ha identificado daños en las centrales nucleares de Ohi y Takahama, ubicadas en la prefectura de Fukui, dos de las más susceptibles en la costa oeste ante posibles sismos, según informó la cadena pública japonesa NHK.

Hasta el momento, la central de Kashiwazaki-Kariwa tampoco ha resultado afectada, según un comunicado de la Tokyo Electric Power Company (TEPCO) citado por el Asahi Shimbun.

Dos de los reactores actualmente en funcionamiento en la región, en la central de Shika en Ishikawa, estaban fuera de servicio durante los temblores debido a una revisión programada.

La mayoría de los 54 reactores de Japón se encuentran fuera de servicio desde la catástrofe nuclear de Fukushima en marzo de 2011, desencadenada por un terremoto de magnitud 9 y un tsunami devastador.

Japón tiene rigurosas normativas de construcción para asegurar la resistencia de los edificios ante fuertes terremotos y realiza simulacros de emergencia con regularidad para prepararse ante posibles sacudidas de gran magnitud.

No obstante, el país aún enfrenta el recuerdo de un enorme terremoto submarino de magnitud 9,0 frente al noreste de Japón en marzo de 2011, que generó un tsunami y dejó aproximadamente 18.500 muertos o desaparecidos.

El tsunami de 2011 resultó en la fusión de tres reactores en la central nuclear de Fukushima, desencadenando el peor desastre de la posguerra en Japón y el accidente nuclear más grave desde Chernóbil.

En marzo de 2022, un terremoto de magnitud 7,4 frente a la costa de Fukushima sacudió amplias áreas del este de Japón, causando la pérdida de tres vidas.