Techos vivos: una solución ingeniosa para regular el exceso de precipitación en entornos urbanos.

La alumna de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Sol Paula Rousseau, se propone investigar el efecto hidrológico de los techos ecológicos para contrarrestar el aumento de la impermeabilización del suelo en entornos urbanos. Este proyecto le otorgó la oportunidad de obtener una Beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas (EVC-CIN).

En el noreste argentino, las ciudades han experimentado un notable crecimiento poblacional desde finales del siglo pasado, impulsado en gran medida por la migración desde áreas rurales. Este fenómeno ha generado diversos problemas, entre ellos, un incremento en la impermeabilización del suelo y la aparición de áreas propensas a inundaciones, aumentando la vulnerabilidad de la población.

La creciente impermeabilización del suelo impide la absorción del agua de lluvia, lo que a su vez reduce la capacidad de purificación natural del suelo, resultando en una mayor carga de contaminantes que se vierten directamente en el sistema de alcantarillado pluvial municipal. Esta degradación de la calidad del agua se intensifica con el aumento de las áreas impermeables.

Una solución ingenieril que se plantea para mitigar el escurrimiento superficial causado por las lluvias y prevenir inundaciones es la implementación de techos o cubiertas verdes.

La alumna de Ingeniería de la UNNE, Sol Paula Rousseau, obtuvo una Beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas (EVC-CIN) para investigar el «Impacto Hidrológico de los Techos Verdes en Cuencas Urbanas».

Estos techos, que son objeto de estudio en términos de diseño tecnológico e hidrológico, están estrechamente vinculados con su entorno ambiental y tienen el potencial de ser implementados a nivel regional. Aunque su uso se ha extendido en varias ciudades, su aplicación en la región del NEA es aún limitada, a pesar de sus numerosos beneficios ambientales.

Los profesores Carlos Alberto Depettris y Marcelo Justo Gómez, ambos de la Facultad de Ingeniería de la UNNE, supervisan el proyecto. Los hallazgos de la investigación de Rousseau servirán como base para el proyecto «Manejo integral y sustentable del agua pluvial urbana del NEA».

Este proyecto tiene como objetivo abordar los desafíos relacionados con el manejo del agua pluvial en áreas urbanas del NEA. Se espera que esta investigación proporcione una comprensión más profunda de los procesos relacionados con el escurrimiento de las aguas pluviales y sus implicaciones en la planificación urbana y el riesgo hídrico en zonas de alta densidad poblacional.

El plan de trabajo de Rousseau implica recolectar, procesar y analizar datos hidrológicos e hidráulicos para examinar las inundaciones en entornos urbanos del NEA. Se enfocará en áreas piloto en las ciudades de Resistencia y Corrientes, utilizando metodologías de modelado hidrológico específicas para la región.

Se resalta que el estudio se centrará en cuencas urbanas de estas ciudades para evaluar el impacto de la vegetación en los techos en la mitigación de la impermeabilización del suelo y sus consecuencias hidrológicas.

Una de las pruebas que llevará a cabo será la reproducción del hietograma de una lluvia intensa en Corrientes y el Área Metropolitana del Gran Resistencia (AMGR) para evaluar los efectos en un techo verde.

El hietograma de diseño de la lluvia crítica, que representa la intensidad de la precipitación a lo largo del tiempo en forma de diagramas de barras, será uno de los datos fundamentales para el modelo, ya que refleja adecuadamente las condiciones climáticas regionales.

Se analizarán también los parámetros del hidrograma de escurrimiento generado por los techos verdes, considerando diferentes pendientes y espesores de sustrato.

El hidrograma, que ilustra la evolución temporal de variables hidrológicas como el nivel del agua, el caudal o la carga de sedimentos, será esencial para demostrar la capacidad reguladora y de retención de los techos vegetados.

Además, la becaria evaluará la calidad del agua superficial durante diversos eventos de excesos pluviales.

Aparte del análisis hidrológico, se examinarán las regulaciones ambientales actuales relacionadas con la impermeabilización del suelo. Sin embargo, estas normativas no consideran la reducción potencial de la impermeabilización que podrían ofrecer superficies cubiertas con sustratos más permeables y capaces de retener los excesos pluviales, como los techos verdes.