Se emplearán 1000 boyas para rastrear la trayectoria de los desechos y descontaminar el océano.

Los mares están saturados de plásticos. El País Vasco ha iniciado un proyecto prometedor para detener la contaminación marina y limpiar el océano.

A menudo, se critica la tecnología como una causa de contaminación, pero hay proyectos que demuestran su utilidad para preservar el medio ambiente.

El proyecto Ulysses Data For Science del País Vasco es un ejemplo claro de esto. Para abordar el problema de la basura marina, instalarán 1000 boyas con dispositivos de rastreo GPS, sensores de alta tecnología y cámaras de vídeo para determinar la trayectoria de los residuos y luego retirarlos.

Qué son los mapas de deriva que permitirán retirar la basura

Utilizando la información recopilada por las boyas tecnológicas, crearán mapas de deriva que mostrarán el movimiento de los desechos flotantes en el mar.

El proyecto surgió en 2020 como resultado de una colaboración entre la Fundación Data For Science, el gobierno del País Vasco y expertos del Centro de Investigación Marina y Alimentaria, con el objetivo de abordar el problema en el Golfo de Bizkaia.

Su meta es mejorar la salud del litoral vasco y establecer una base científica que guíe acciones efectivas para la conservación y protección de los océanos. Para ello, primero instalarán los 1000 dispositivos en el golfo vasco y en tramos de los ríos Nervion, Deba y Zadorra.

Además, utilizarán embarcaciones equipadas para contribuir al registro de los residuos. La iniciativa se llevará a cabo durante los próximos 3 años, con el objetivo de limpiar el mar y preservar los ecosistemas marinos. La mayor parte de la basura que recolectarán será plástico.

Preservar los océanos del plástico

Cada año, se arrojan alrededor de 500.000 toneladas de plástico en los océanos. Esta cantidad equivale a aproximadamente 84,000 camiones de basura cargados. Incluso, ya existen islas de plástico en los océanos: en el Pacífico hay una compuesta por 1.8 billones de fragmentos de plástico flotantes.

Por ende, la iniciativa Ulysses se encargará de localizar las áreas críticas donde se amontonan estos desechos, para luego proceder con su recolección y saneamiento.