Entre Ríos: derogan la Ley que prohibía proveer de insumos madereros a las pasteras

La derogación de la normativa, impulsada durante el conflicto con la ex Botnia, volverá a permitir la exportación de rollizos de madera y favorecerá a las grandes industrias pasteras

 

Entre Ríos ha dado un paso atrás en su política ambiental. En medio de una fuerte crítica impulsada por los grupos ecologistas, el gobierno provincial ha logrado la derogación de la “Ley de la Madera”, por lo que se volverá a permitir la exportación de rollizos de madera, un recurso altamente demandado por las industrias pasteras.

“Favorecerá a los monopolios económicos que no sabemos qué plan van a tener para forestar y que tienden por supuesto a la producción de madera para plantas celulósicas, cosa que de ninguna forma conviene a Entre Ríos”, explicó Juan Veronessi, referente de la Asamblea de Gualeguaychú.

La “Ley de la Madera” fue una normativa promulgada en marzo de 2007, durante el conflicto por la instalación de la pastera UPM (ex Botnia) en Fray Bentos. Por decisión de la mayoría de los diputados del Partido Justicialista (PJ) y Cambiemos, ahora fue derogada y reemplazada por el llamado nuevo Plan Maderero Entrerriano, con el que se volverá a impulsar la exportación de rollizos para proveer de materia prima a las industrias de producción de pasta de celulosa.

“Ha sido una sorpresa que se trate y sobre tablas. Nosotros habíamos hablado en todas las instancias gubernamentales y legislativas de la provincia sobre cuáles son los motivos de nuestra oposición y no veíamos ninguna razón para que se permita la exportación de rollizos a Botnia y que se exporte nuestra madera cuando aquí hace falta”, afirmó Veronessi.

En esa misma línea, se manifestó Martín Alazard, de la Asamblea Ambiental Ciudadana: “La comunidad  va a reaccionar en la medida que vea cómo será esta nueva realidad, cuando veamos que la Ruta Internacional 136 esté plagada de camiones cargados con rollizos para UPM. Para ese momento, el daño ya estará hecho: la empresa ya habrá aumentado su producción y maximizado sus ganancias, porque van a seguir teniendo el agua y a partir de ahora también la madera entrerriana”.

El Gobierno, en cambio, cree que la medida no traerá problemas ambientales y pidió mirar para adelante. “La ley anterior se creó en pleno conflicto por las pasteras y fue hecha a medida de la demanda de los ambientalistas de Gualeguaychú en un momento especial, con un puente cortado. Pero después los dos países se sometieron al Tribunal de La Haya y hubo un laudo; nos puede gustar o no, pero no se puede desconocer”, remarcó el gobernador Borde.

En ese marco, para Veronessi “es absolutamente inoportuna la postura general del Gobierno” y “no hay ninguna medida válida para defender el ambiente por más que lo digan de palabra. Prueba de ello es que hoy derogan una Ley que protege el ambiente, apoyando la industria pastera”.

Desde la Asamblea de Gualeguaychú, consideran que las medidas adoptadas, tanto por el gobierno provincial como el nacional, “no favorecen de ninguna manera las fuentes de trabajo ni la producción de recursos válidos para la provincia de Entre Ríos”.

“Mientras el movimiento ambiental en contra de la contaminación “está creciendo en Argentina”, las políticas gubernamentales van “en el sentido que impulsa el negocio y no el que impulsa la salud humana y del ambiente”, concluyó Veronessi.

Fuente: Foro Ambiental