RenovAr 2. El Gobierno recibió propuestas de energía verde equivalentes a 13 centrales nucleares como Atucha

En la actualidad, el sector energético de la Argentina experimenta luces y sombras. Por un lado, la importante caída en la producción del petróleo y gas preocupa a las petroleras. Pero del otro, en el marco del Programa RenovAr, hubo un récord de 228 ofertas para generar energías renovables en el país.

 

De acuerdo al Ministerio de Energía de la Nación, las propuestas en su conjunto superan casi 8 veces el objetivo fijado por la cartera y corresponden a la ronda 2.0, una nueva convocatoria de licitaciones lanzada en agosto para adjudicar 1.200 MW. En un ejercicio hipotético, si el Gobierno aceptara todas las propuestas de renovables recibidas, hubiera asignado la generación energética equivalente a 13 centrales nucleares como la de a Atucha.

Durante 2016, cuando la ronda 1.0 dio comienzo al RenovAr, se registraron 123 propuestas que representaron un total de 6.000 megavatios, casi cinco veces más de los 1.142 MW que finalmente se otorgaron. Luego hubo una extensión (Renovar 1.5) en el que asignaron proyectos por otros 1.281 MW. De acuerdo el calendario, la apertura de los sobres económicos de la nueva convocatoria será el 23 de noviembre, y seis días después, el 29 de noviembre, será la fecha de la adjudicación de los proyectos.

Hasta el momento, entre todas las licitaciones, se presentaron ofertas para la generación eólica, solar, fotovoltaica, de biomasa, biogás en 21 provincias de todo el país. Solo la ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos y Tierra del Fuego quedaron lejos del ojo de los inversores.

Contratiempos y esperanzas

Durante el año pasado, a través de varias licitaciones, el Gobierno adjudicó 59 proyectos de energía eólica y solar. Esa generación de energía verde se encuentra en distintas etapas: algunas iniciativas están más avanzadas y otras vienen más lentas. Desde Casa Rosada, consideran que las generadoras eléctricas «importantes» –como Pampa Aluar y Genneia– vienen con sus proyectos de energía eólica y solar al ritmo esperado, pero las firmas más pequeñas se encuentran retrasadas.

A fines de este año, por ley, el 8% de la energía generada en Argentina debería provenir de energías sustentables, un objetivo que difícilmente se cumpla debido a que la actual producción “verde” araña nada más que el 1,8%. De todas formas, y a pesar de los contratiempos para concretar el crecimiento de un nuevo sistema energético, Argentina en los últimos años presentó algunos signos de mejora, por lo menos en relación al consumo de una de las fuentes más contaminantes. Según el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, en 2016 el país compró combustibles fósiles por 3945,3 millones de dólares, mientras que en lo que va de 2017 el monto se redujo a u$s 2205 millones.

Más licitaciones

A mitades de octubre, el ministerio de Energía adjudicó nueve proyectos de generación eléctrica térmica por 1.304 MW, para cierres de ciclo y co-generación.

Dos de ellos fueron para Albanesi (Ezeiza y Río Cuarto), otro para Pampa (en Marcos Paz), dos para YPF (La Plata y Tucumán), tres para MSU (provincia de Buenos Aires y Villa María) y otro para Araucaria (en San Pedro, provincia de Buenos Aires).

La inversión para esos proyectos, que rozará los US$ 1.600 millones y es a través de contratos a 15 años, deberán estar listos para el primer semestre de 2020.

Fuente: Foro Ambiental / Clarín