Proteger los bosques para combatir el cambio climático

La ONU remarca la importancia de preservar los árboles para reducir la presencia de gases que recalientan la atmósfera.

 

El cambio climático avanza a pasos agigantados en el mundo. Uno de los grandes responsables es la emisión de dióxido de carbono que producen las actividades humanas e industriales. Para ayudar a controlar este problema, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó que es prioritario cuidar los bosques, ya que cumplen un rol fundamental en la absorción de partículas contaminantes.

“Estamos impulsando una vía científica comprobada por millones de años, que es la captura de CO2 a través de los bosques. Son soluciones naturales que no tenemos que experimentar y más bien nos dan beneficios mucho mayores”, afirmó Gabriel Jaramillo, Asesor Regional en Capital Natural y Cambio Climático del el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el marco de la Semana del Clima de América Latina y el Caribe, que se celebró en Montevideo, Uruguay.
Según proyecciones del Carbon Budget Project (presupuesto mundial de carbono), elaborado por 80 científicos de 15 países, se emitieron 37.000 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles durante 2017, lo que representa un 2 por ciento más que al año anterior.
“Tener un bosque saludable no solamente te permite mantener el carbono acumulado, incluso acumular mucho más carbono”, lo que también entraña otros “beneficios globales”, enfatizó Jaramillo, que además es magíster en ciencias ambientales y desarrollo sustentable por la Universidad de Lund, Suecia.

Desde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo afirman que los bosques producen beneficios para garantizar la biodiversidad, el mantenimiento de los suelos, el fortalecimiento del ciclo hídrico, mejorar la producción agrícola y dar ventajas sociales a las comunidades indígenas. En ese sentido, recomiendan frenar la deforestación, así como también reducir el uso de monocultivos y la aplicación de agroquímicos.
Según Jaramillo, “hoy la mayoría de los compradores de materias primas solicitan a los países que lo que exporten sea libre de deforestación, lo que representa una muestra muy fuerte de cómo cambiará esto dentro de poco”. En ese sentido, explicó que será “un tema de supervivencia” de las industrias agrícolas o de la “propia economía primaria” para cumplir con las normas que el mercado ya está imponiendo.
A modo de ejemplo, el ecuatoriano habló de los últimos acuerdos que firmó la Unión Europea en los que se impone una restricción en el uso de pesticidas, además de la decisión de no comprar “productos que hayan causado deforestación”. En ese aspecto el PNUD puede contribuir a mitigar el impacto económico que tiene a corto plazo para los países la implementación de “modelos más sostenibles”.

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe es un encuentro internacional abocado a la implementación de políticas ambientales en la región. Entre ellas se encuentran las finanzas del clima, las oportunidades de la acción climática para las ciudades, el transporte sostenible, la economía circular, la tarificación del carbono, entre otros retos.
Todos los años funcionarios, académicos, empresarios, investigadores, ambientalistas y científicos se reúnen para debatir en relación al cumplimiento del Acuerdo de París. Firmado en 2015 por más de 190 países, su objetivo central es lograr que la temperatura global no supere los dos grados respecto a los niveles preindustriales y, si es posible, se quede en 1,5 grados de acá a fin de siglo.

Fuentes:

  • PNUD apuesta por los bosques / panamaon.com
  • Emisiones mundiales de dióxido de carbono vuelven a subir: estudio / elfinanciero.com.mx

Foro Ambiental