Por las inundaciones, en Chaco cancelan autorizaciones para deforestar

Luego de la polémica, la provincia derogó permisos para modificar suelos nativos. Greenpeace destacó el anuncio pero reclama que también se detengan los que ya fueron autorizados y se reforesten las zonas afectadas.

Finalmente el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, derogó una serie de desmontes de bosques nativos que habían sido autorizados y suspendió el procedimiento que reglamenta la actualización del ordenamiento territorial, tras las inundaciones registradas en la capital de la provincia.

La medida se reglamentó a través del decreto 298/2019 y se produjo luego de las denuncias y observaciones realizadas por organizaciones ambientalistas, quienes afirman que la emergencia hídrica en la que se encuentra Chaco está estrechamente ligada a la deforestación indiscriminada e ilegal.

Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques de Greenpeace, consideró que se trata de un “gran paso en la defensa de nuestros bosques nativos” y señaló que “debe garantizarse la no regresión de las zonas protegidas y la participación ciudadana”.

El gobierno había autorizado el desmonte de 67 fincas, que comprendían la superficie de 51.768 hectáreas, y que según la organización contradecía la normativa nacional. “La ley Nacional de Bosques dicta que la actualización de los Ordenamientos Territoriales no deben significar un retroceso en las zonas protegidas y se debe garantizar la participación ciudadana”, manifestó Cruz.

Durante las inundaciones de este año, las consecuencias están siendo altísimas: hay más de 7500 afectados, 1600 evacuados y un saldo del 60% de la producción agrícola perdida, según informó la Sociedad Rural Argentina.

Pese al anuncio del gobierno chaqueño, dese la ONG destacaron que aún no fueron cancelados los permisos ya otorgados y que si bien el gobierno anuló las tres disposiciones que autorizaban la deforestación, no “ha dispuesto un plan de reforestación para los desmontes ya ejecutados”.

En la actualidad, Chaco cuenta con la tasa de desmontes más grande del país. En 2018, de acuerdo a Greenpeace, la provincia sufrió la pérdida de casi 34 mil hectáreas, de las cuales 14.744 hectáreas eran bosques protegidos. La ONG, además, destacó que el 80% de la deforestación del país se concentra en cuatro provincias del norte: Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa.

Fuentes:

– El gobierno de Chaco decretó suspender los desmontes en los bosques nativos / Infobae

– El país de los bosques arrasados / Página 12

Foro Ambiental