Por la contaminación de la cuenca Salí-Dulce, dos empresarios azucareros irán a juicio

La Justicia confirmó el procesamiento de José y Julio Colombres, propietarios del ingenio Santa Bárbara. En noviembre de 2011 murieron cuatro toneladas de peces en el embalse de Río Hondo, principalmente por los líquidos peligrosos que la industria azucarera vierte en la cuenca.

 

La Cámara Federal de Tucumán procesó a los productores azucareros José Agustín Colombres y Julio José Colombres, acusados de afectar la cuenca Salí-Dulce. De acuerdo al fiscal que investiga la causa, Gustavo Gómez, ambos empresarios forman parte de “una estructura de negocios apoyada en la contaminación ambiental”.

El fallo judicial, que no incluye prisión preventiva pero sí un embargo de dos millones de pesos para cada uno, fue firmado por los jueces de cámara Ricardo Mario Sanjuan y Ernesto Clemente Wayar. Los magistrados se apoyaron en el artículo 55 de la Ley Nacional de Residuos Peligrosos N° 24.051, donde se indica que deben ser condenados todos aquellos que generen residuos que envenenen, adulteren o contaminen la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general.

“Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras y tienen el deber de preservarlo”, sostuvieron los magistrados.

Los Colombres son responsables de la firma “Azucarera J.M. Terán S.A”, a cargo del ingenio Santa Bárbara, ubicado en la localidad homónima, al sudeste de Aguilares, departamento Río Chico (Tucumán), tributario de la cuenca Salí-Dulce.

De acuerdo al fiscal Gómez, que investiga la contaminación de la cuenca desde 2006, los empresarios irán a juicio oral y aclaró que sólo podrán evitar esa instancia si proponen una probation que incluya la limpieza de la cuenca Salí-Dulce. Además, explicó que este no es el único caso ya que “los 15 ingenios tucumanos están en una situación similar y pronto comenzarán varios juicios orales”.

El Río Dulce nace con el nombre de Grande en el sur de Salta. Una vez que ingresa en Tucumán es conocido con el nombre de Salí, cruza prácticamente casi toda la provincia y desemboca en el lago de Las Termas de Río Hondo. Debido al incremento de la actividad azucarera, el principal contaminante es la vinaza. Este desecho se genera en la producción de etanol a través de la fermentación de la caña de azúcar. Debido a que se vierte en la cuenca, durante la última década ha causado la contaminación del agua y producido la muerte masiva de peces.

Cada litro de etanol producido genera 13 litros de vinaza como desecho.

El fiscal, sin embargo, sostiene que no solo la actividad azucarera ha deteriorado al Salí-Dulce. Los desechos mineros (generados principalmente por la Mina La Alumbrera, propiedad de la compañía suiza Glencore, la cuarta minera más grande del mundo), los basurales a cielo abierto, los líquidos cloacales sin tratar y los agroquímicos también son responsables de la delicada situación actual de la cuenca.

“Los líquidos cloacales crudos que Tucumán arroja al río Salí llegan hasta el Dulce”, explicó y recordó que “hoy además están procesados gerentes de La Alumbrera y de varios frigoríficos que usan el río Salí para descargar elementos contaminantes”.

En noviembre de 2011 se produjo la mayor catástrofe ambiental en Santiago del Estero, luego de que murieran cuatro toneladas de peces en el embalse de Río Hondo.

Gómez, por último, afirmó que las sucesivas denuncias por el estado de la cuenca “han hecho que en los últimos años se reduzca el caudal de líquidos de vinaza, sin embargo, aún no se cortó el proceso de contaminación que afecta a los ríos de la región”.

Fuentes:

  • PROCESAN A DOS EMPRESARIOS TUCUMANOS POR CONTAMINAR LA CUENCA SALÍ-DULCE / El Federal
  • Confirman procesamiento de dos industriales tucumanos por contaminar la cuenca Salí – Dulce / El Liberal

Foro Ambiental