El planeta sufre la segunda mayor pérdida de bosques de la historia

La merma forestal del año pasado quedó solo por detrás del récord que hubo en 2016.

 

Las actividades extractivas y el cambio climático no dan tregua. Durante el 2017, el mundo perdió 29,4 millones de hectáreas de bosques. Un área que equivale a más del doble de Alemania, de acuerdo a los últimos datos de Global Forest Watch.
Este mapa interactivo es impulsado por la World Resources Institute (WRI) y cada año recopila y muestra estadísticas sobre (entre otros temas) deforestación. Los resultados del año pasado fueron solo un poco menores que los de 2016, cuando se marcó un récord sin precedentes con la desaparición de 29,7 millones de hectáreas.
Teniendo en cuenta las cifras, los investigadores de la organización consideran que hay un aspecto aún más estremecedor: el mundo pierde sus bosques más rápido que nunca. «Las cifras son desalentadoras», advierte Frances Seymour, experta forestal del WRI.
Según el informe, que contó con análisis satelitales de la Universidad de Maryland (EE.UU.), las principales causas de la pérdida se deben al avance de la frontera agroindustrial, la megaminería, los incendios forestales y los fenómenos climáticos (como sequías, olas de calor extremas y tormentas).
Pese a que el financiamiento climático para la conservación de los bosques alcanzó un promedio de 1.000 millones de dólares anuales en la última década, Seymour considera que ese alcance resulta «banal» en comparación con las «cien veces más que ese dinero, disponible para la agricultura y otras inversiones que ponen a los bosques en riesgo».
«Gran parte de la tala es ilegal y está vinculado con la corrupción», puntualiza la especialista.

La crisis de los bosques tropicales

La WRI detalla que los bosques más castigados han sido los tropicales, en donde las pérdidas alcanzaron 15,7 millones de hectáreas. Los resultados, de esta forma, ratifican los estudios realizados por otras instituciones, que han confirmado que los bosques tropicales se están reduciendo en general, con pérdidas que superan las ganancias.

En 2017, fueron deforestados un equivalente a 40 campos de fútbol de árboles tropicales por minuto.

La República Democrática del Congo, donde se encuentra parte del segundo bosque húmedo tropical más grande del mundo, sufrió una pérdida récord de extensión forestal. El país centroafricano perdió 1,47 millones de hectáreas de bosques, debido a la agricultura, a la producción de carbón y a la minería.
El otro gran damnificado ha sido Brasil, donde se destruyeron 4,5 millones de hectáreas de bosques. Casi un tercio de la superficie arbórea que el gigante sudamericano perdió en 2017 corresponde al Amazonas, la selva tropical más grande del mundo.
Este nuevo mapeo llega mientras los ministros de países con bosques de todo el mundo se reunieron la semana pasada en Oslo, Noruega, para hablar de cómo aumentar las iniciativas para proteger los bosques tropicales del mundo, que albergan casi la mitad de todas las especies del planeta y desempeñan un papel clave en la regulación del clima en la Tierra.
“Estas nuevas cifras muestran una situación alarmante para las selvas tropicales del mundo”, dice Andreas Dahl-Jorgensen, director adjunto de la Iniciativa Internacional para el Cambio Climático y los Bosques del gobierno noruego. “Simplemente no cumpliremos con las metas climáticas que acordamos en París sin una reducción drástica de la deforestación tropical y la restauración de los bosques en todo el mundo”, agrega.

La importancia de los bosques

En la actualidad, la superficie forestal mundial se encuentra por debajo de los 4.000 millones de hectáreas, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Esto constituye aproximadamente un 30 por ciento de la superficie del planeta, en la cual vive alrededor del 80 por ciento de las especies de animales y plantas terrestres.
Los árboles, en especial los que se encuentran en los trópicos exuberantes, extraen dióxido de carbono del aire mientras crecen y almacenan ese carbono en su madera y su tierra. Por esta razón, cumplen un rol fundamental en la purificación del aire que respiramos. Solo los océanos absorben mayor cantidad de gases del efecto invernadero que causan el calentamiento global.

La superficie forestal mundial ha experimentado una disminución de 129 millones de hectáreas en los últimos 15 años (Según el informe El estado de los bosques del mundial en 2016, de la FAO)

La World Resources Institute remarca que cuando los humanos derriban o queman árboles, el carbono se libera en la atmósfera y el calentamiento global aumenta. Según algunos cálculos, la deforestación contribuye a más del diez por ciento de las emisiones de dióxido de carbono de la humanidad cada año.

¿En dónde desaparece la mayor parte?

Durante décadas, la FAO ha dependido de las evaluaciones a nivel del suelo por parte de países individuales para dar seguimiento a la deforestación. No obstante, no todos los países tropicales tienen la capacidad adecuada para monitorear sus bosques y las mediciones pueden estar llenas de inconsistencias.
En 2013, los científicos en la Universidad de Maryland plantearon un nuevo enfoque. Con datos satelitales que hace poco empezaron a ofrecerse de forma gratuita, han estado dando seguimiento a los cambios en las zonas de dosel arbóreo por todo el mundo.
Este método, sin embargo, tiene sus límites: se necesita más trabajo para distinguir entre árboles que se cosechan intencionalmente en plantaciones y los que se están cortando en bosques naturales más viejos. Esto último es una preocupación mucho más grande para la pérdida de hábitats y el cambio climático.

Notas relacionadas:

Tanto las evaluaciones del suelo como los datos satelitales son importantes, dice Matthew C. Hansen, un científico que dirige la iniciativa de monitoreo en la Universidad de Maryland. “Pero lo que pueden hacer los satélites es identificar las alteraciones mucho más rápidamente. Podemos identificar dónde se ha creado una vía forestal en un bosque y después enviar una alerta”, concluye.

Fuentes:

  • Incendios forestales, minería y desastres naturales: los enemigos de los bosques tropicales en 2017 / New York Times
  • El mundo pierde sus bosques más rápido que nunca / DW
  • La pérdida de cobertura arbórea mundial ascendió al 51% en 2016 / World Resources Institute
  • La situación de los bosques del mundo / FAO
  • ¿Cuántos bosques hay en el mundo y cuál es su impacto económico? / Ministerio del Ambiente, Perú

Foro Ambiental