Parques Nacionales, los nuevos motores de las economías regionales

En Argentina, que ha alcanzado un récord de espacios protegidos de primer nivel durante el 2018, el ecoturismo se ha transformado en una fuerte alternativa para el desarrollo de las provincias.

Los parques nacionales son espacios de conservación de la naturaleza y de recuperación de las especies en peligro de extinción. Sin embargo, a su vez también generan nuevos puestos empleo y oportunidades de desarrollo económico para las regiones en donde se asientan.

El 2018 fue año récord de creación de parques nacionales. El país sumó más de 285.000 hectáreas en tierra y más de 100.000 kilómetros cuadrados en mar a las superficies protegidas de nuestro país. En total, se crearon los parques Traslasierra (Córdoba), Aconquija (Tucumán), Ciervo de los Pantanos (Buenos Aires), Iberá (Corrientes), Yaganes y Namuncurá-Banco Burdwood II (ambos marinos).

Sofía Heinonen, que preside Fundación Flora y Fauna (FFF) y The Conservation Landtrust (TCL), explica que estos espacios de conservación darán lugar a nuevos emprendimientos turísticos y de servicios para recibir a los miles de turistas ávidos de naturaleza, que se multiplican en todo el mundo.

Durante el año pasado, casi 4 millones de turistas visitaron parques nacionales y el turismo en general movilizó 15.000 millones de dólares, de los cuales el 30% fue generado por el turismo de naturaleza. Así lo sostiene un informe de Elypsis, que añade que este tipo de ecoturismo podría crecer en 6400 millones de dólares en los próximos 10 años y generar 300.000 puestos de empleo.

Los parque nacionales con acceso público y con una propuesta sólida de observación y vivencia en la naturaleza, con animales y paisajes únicos e imponentes, son el ejemplo de economía regenerativa, que contribuye al desarrollo local y crea oportunidades de crecimiento con bienestar para las comunidades rurales vecinas. Allí donde aparece un parque surgen emprendimientos gastronómicos, hoteleros y de recreación, entre otros.

“Los pueblos cercanos a los parques que desarrollan una propuesta de naturaleza invierten con visión a largo plazo con infraestructura hotelera, comercios para abastecer la nueva demanda y se capacitan en interpretación de la Naturaleza porque quieren quedarse en su lugar de origen. Hay arraigo, hay cultura y hay trabajo. Este mismo desarrollo empieza a asomar en los parajes del impenetrable chaqueño (la Armonía, nueva población), dependientes de los municipios de Miraflores y Nueva Pompeya, en Los Antiguos y Lago Posadas alrededor del PN Patagonia , en donde se sumó la Cueva de las Manos como Parque Provincial”, explica Heinonen,

Tanto Fundación Flora y Fauna como The Conservation Landtrust son dos ONG que trabajan para la creación de parques nacionales a lo largo y ancho del país con proyectos de rewilding -reinserción de especies en sus ecosistemas- y desarrollo local, con un fuerte trabajo de fortalecimiento de emprendedores regionales.

La creación de parques nacionales, asegura Heinonen, garantiza mejoras en infraestructura y servicios para las comunidades cercanas al parque que encuentran una forma de trabajo diferente y de economía regenerativa. “Un país que crea parques naturales con acceso público es un país que puede crecer con una economía regenerativa y que asegura recursos y empleo para las futuras generaciones. El compromiso de continuar generando parques y áreas protegidas es un compromiso de CLT, que sólo puede ser posible con el apoyo de las comunidades y los gobiernos”.

Fuentes:

– Por qué los parques nacionales pueden ser un motor de desarrollo económico regional / Infobae

Foro Ambiental