Nuevo método para sanear aguas contaminadas usando restos de caña de azúcar

Al igual que ocurre en otros ríos o afluentes del país, el principal problema del Arroyo Del Gato es la contaminación. Ubicado en la Ciudad de La Plata, atraviesa múltiples campos de cultivos intensivos de verduras y flores, por lo que cada vez más restos de fertilizantes y plaguicidas llegan a sus aguas constituyendo un riesgo para la salud.

 

Para eliminarlos, desde el Centro de Estudio de Compuestos Orgánicos (Cedecor) de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) proponen utilizar residuos de la caña de azúcar.

El equipo de científicos, logró crear un proceso de “adsorción” con bagazo modificado genéticamente, con el cual los residuos contaminantes son “atrapados” en la superficie.

“A partir de una investigación de la facultad de exactas, se descubrió este proceso que funciona solamente para la superficie, en donde los contaminantes se pegarían y se podría eliminar gran parte de la contaminación”, explicó la directora del proyecto, Patricia Allegretti.

En la actualidad, el Arroyo Del Gato abastece el 75% de las aguas subterráneas de La Plata. Según estudios de la UNLP, en ellas se han encontrado agroquímicos como carbendazim, clorpirifós, imidacloprid, prometrina, atrazina, cimazina, cianazina, 2,4D, quinclorac, MCPA y glifosato. Estos afectan cientos de personas que viven a la vera del curso de agua contaminada, y representan un grave problema adicional, cuando el arroyo se desborda.

“En Tucumán producen toneladas de residuos de bagazo de la caña de azúcar, compuesta fundamentalmente por la celulosa. Estamos probando con celulosa pura y está funcionando, por lo cual la idea es extenderlo al bagazo”, comentó la científica.

En la provincia tucumana se producen unas 1.400.000 toneladas de caña de azúcar por zafra, lo que equivale a cerca de 369.600 toneladas de bagazo. Hasta ahora, este subproducto ha tenido problemas para ser reutilizado debido a que cuenta con muy pocos usos comerciales. Por este motivo, los investigadores afirman que el proyecto no sólo ayudaría a descontaminar las aguas, sino también a disminuir los residuos de la industria azucarera.

“Lo estamos probando y como absorbente es efectivo. Implicaría un impacto muy positivo para la salud de la población.”, afirmó la directora, quien además determinó que el proyecto deberá contar con la ayuda del Estado para que sea viable.

Fuente: Foro Ambiental