Empecinado: el Gobierno Nacional quiere minería extractiva en Chubut

Impulsan una nueva embestida para desterrar la ley que tiene vetada la actividad en la provincia

 

Desde el equipo del presidente Macri están convencidos de que la minería tiene que ser uno de los grandes motores del crecimiento de las inversiones en el país, por eso han tomado la firme decisión de erradicar la prohibición a la actividad que rige en Chubut.

En los despachos de altos funcionarios en la Casa Rosada, ya hay copias de un breve proyecto de ley para establecer una zonificación para el desarrollo minero en la provincia patagónica. Se trata, en realidad, de una estrategia para modificar la Ley provincial 5001 (ahora denominada XVll-68), responsable de que hoy se mantenga vetada la minería a cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción.

El proyecto, de acuerdo al diario El Chubut, por el momento consta de apenas dos carillas: la primera establece las coordenadas de un amplio polígono en el territorio chubutense donde se permitiría el desarrollo minero metalífero, mientras que la segunda presenta el mapa en cuestión.

Lejos de contemplar las consecuencias ambientales de habilitar la minería extractiva en Chubut, desde la Cámara Industrial de Puerto Madryn (CIMA), entidad que engloba a casi 60 empresas locales, se mostraron afines al proyecto de zonificación, que podría llegar en breve a la Legislatura para ser debatido.

“Tenemos una verdadera crisis social, un Estado (provincial) en cesación de pagos, una mayoría silenciosa que pareciera que solamente se expresa a través de reclamos sindicales, válidos, respecto de la enorme masa de chubutenses sin trabajo, y esa necesidad debe ser cubierta con las posibilidades de diversificar la matriz productiva”, justificó Oscar Dethier, titular de CIMA.

Minería extractiva en Chubut

El Proyecto Navidad

La iniciativa coincide con el encuentro que Mauricio Macri mantuvo en Davos con Ross Beaty, CEO de Pan American Silver, la multinacional canadiense (la segunda productora primaria de plata) que hoy tiene suspendido por la Ley 5001 su megaemprendimiento minero en el Proyecto Navidad, ubicado en la meseta central chubutense y considerado el mayor reservorio de plata del mundo sin explotar.

“Lo que viene sucediendo desde que asumió Macri es una embestida aún mayor para avanzar con la minería contaminante. Sobre todo, con el Proyecto Navidad que es el emblema. Habilitar la minería en Chubut sería un gran triunfo para las multinacionales porque podría producir un efecto inverso al que generó Esquel en 2003 en todo el país, después del plebiscito. Ahora también Chubut es muy importante”, afirmó Pablo Lada, miembro del Movimiento Antinuclear de Chubut y de la Unión de Asambleas Patagónicas.

Pese a que la empresa y el gobierno prometen 9.000 puestos de trabajo en la etapa de construcción y de 3.500 en la etapa de operación, la negativa sigue siendo mayoritaria y para los experimentados ambientalistas es simplemente “un cuento más”, de los tantos que se escucharon en cada oportunidad en que una compañía intentó hacer pie en la provincia.

Además de la Ley 5001, que fue impulsada en abril del 2003 por exigencia de la propia ciudadanía, el artículo 103 de la constitución provincial dice que “todos los recursos naturales radioactivos cuya extracción, utilización o transporte, pueden alterar el medio ambiente, deben ser objeto de tratamiento específico”. Sin embargo, no parece ser un motivo importante para el gobierno.

“Acá, si se habilita la minería van a venir por todo y esto va a ser un queso gruyere. Chubut es uno de los destinos más deseados por estas multinacionales. Navidad está en el centro norte de Chubut, casi al límite con Río Negro, plena meseta. Ellos dicen que hay agua para todo pero la verdad es que la poca agua que hay es de un acuífero que se llama Sacanana”, agregó Lada.

El lobby minero

Desde que se produjo la muerte del histórico gobernador Mario Das Neves en octubre del año pasado, Chubut se ha visto inmerso en una profunda crisis, razón por la cual en el macrismo ven una oportunidad única para avanzar con la llegada de la minería.

Con el apoyo de los empresarios del sector y un grupo importante de intendentes, el Ministerio de Energía de la Nación, dirigido por Juan José Aranguren, es quien se encarga de encabezar el formidable operativo que el Gobierno Nacional impulsa para terminar de alcanzar el visto bueno de Mariano Arcioni, el actual mandatario de la provincia.

El próximo 21 de febrero, el ministro volverá a Chubut para encabezar un nuevo debate en la localidad de Telson con intendentes, empresarios y legisladores de la provincia para tratar el tema de la actividad minera. A pesar de que Arcioni y su gabinete fueron invitados, el gobernador ya anunció que no asistirán.

“Estamos de acuerdo con que se den los debates, que los distintos sectores de la sociedad se escuchen entre ellos con el respeto que se merecen, pero nosotros tenemos una posición tomada”, explicó el mandatario.

Al respecto, el diputado provincial Alfredo Di Filippo (Convergencia), que estará presente en Telsen, aseguró que “el Gobierno Nacional se encuentra avanzando fuertemente en esto” y afirmó que “hoy Legislatura aprobaría un proyecto de explotación minera, porque la mayoría de los legisladores apoyan esta actividad”.

Pese a esto, Di Filippo, criticó el proyecto impulsado por el macrismo ya que “no contempla el cuidado del agua, lo que resulta bastante escandaloso” y sostuvo que el proyecto presentado durante el gobierno de Das Neves en 2011 “era más prolijo y serio”.

Cambiemos

Desde que Macri asumió el poder, el sector minero ha acrecentado su poder, aún más de lo que le permitió el kirchnerismo. En dos años, se han quitado los impuestos a las compañías e impulsado un nuevo Acuerdo Federal Minero, el cual fue rechazado por Chubut. Ahora, con esas metas cumplidas, sobre la mesa hay un nuevo objetivo: flexibilizar el alcance de la Ley de Glaciares –una de las normas ambientales más importantes del país– para expandir las inversiones del sector.

“Resultan inaceptables las maniobras del Gobierno Nacional para distorsionar la Ley de Glaciares a medida de las grandes transnacionales mineras. Ni siquiera se comprende qué hace el Ministerio de Energía y Minería interviniendo en la reglamentación de una norma de Protección Ambiental. No permitiremos que bastardeen la ley que protege algo tan elemental como son los lugares donde nace el agua de nuestro país”, manifestó Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas.

Con la ley actual, en el país están protegidos 5.742 kilómetros cuadrados de glaciares y ambiente periglaciar. Esa superficie de hielos y glaciares de escombros es la que suman las 15.703 áreas que el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianiglia) incluyó en el inventario que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación planea publicar en su totalidad en marzo.

“En la región andina central, La Rioja, San Juan, Mendoza y norte de Neuquén, los ríos solo se abastecen de precipitaciones níveas y cuando estas son escasas el flujo hídrico lo regulan los glaciares y ambientes periglaciares”, advirtió Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de glaciares de Greenpeace

Para dejarlo en claro, Andrés Nápoli, director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), lo ejemplifica: “Los glaciares de escombro (tienen agua sólida en los poros de rocas) de San Juan cuentan con casi tres veces más agua que los embalses de Cuesta del Viento, Ullum y Caracoles juntos”.

Fuente: Foro Ambiental