Los incendios en la Amazonia Boliviana

Los incendios en la Amazonia no solo afectan a Brasil. En Bolivia, uno de los nueve países por donde se expande lo que es la mayor selva de bosque tropical del mundo, el fuego ya arrasó casi un millón de hectáreas en las regiones del sur. La dramática situación ha llevado al presidente Evo Morales a pedir la ayuda internacional para enfrentar la emergencia, pese a haberse negado en un principio.

“Hay anuncios de cooperación, bienvenida la cooperación sea de organismos internacionales, sea de personalidades o de presidentes. Dejo en manos de la cancillería la misión para contactarse”, señaló el mandatario boliviano en conferencia de prensa. En esa línea, invitó a los líderes del G-7 a visitar su país para ejecutar acciones contra los incendios. «Saludamos su voluntad de ayuda urgente a países afectados por incendio en la Amazonía».

En Bolivia, la quema en todo el territorio nacional abarca vastas áreas boscosas y amenaza el parque Noel Kempff, el valle de Tucabaca, el Bosque Seco Chiquitano y una parte del Pantanal, considerados pulmones de la humanidad. Desde organizaciones ambientalistas, vecinos locales, grupos indígenas e incluso clubes de futbol, entre otros actores, se movilizaron y pidieron la declaratoria de «desastre nacional» para liberar recursos y recibir ayuda de la comunidad internacional, lo que hizo que se torciera la posición inicial de Evo Morales.

Además de la reacción tardía, al Gobierno también se le criticó haber acordado el aumento de la frontera agrícola con productores, lo que incluyó aprobar hace un mes quemas controladas en el oriente boliviano. La plataforma ciudadana por el Medio Ambiente y la Vida presentó a la Administradora de Bosques y Tierras (ABT) un documento petitorio en el que demanda declarar como tierras de inmovilización las áreas de bosques incendiadas, además de un plan de restauración forestal. Los ecologistas solicitan revocar las autorizaciones de quemas y desmontes en las zonas dañadas e identificar a los responsables para abrirles un juicio.

En los bosques afectados existen más de 500 especies de animales, según los ambientalistas.

Para superar la crisis ambiental, Evo añadió la conformación de un «gabinete ambiental» con cinco ministros que se trasladaron a Roboré, epicentro de los incendios, para comandar las acciones de emergencia, en las que participan tres helicópteros y más de 1.000 funcionarios, entre bomberos, policías y personal de las FFAA. A esto se suma un equipo de médicos y rescatistas para asistir a los afectados por el humo.

De acuerdo al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, las primeras acciones con el Supertanker se iniciaron en la comunidad de Taperas, que está a 318 al sureste de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. «Se están enviando las coordenadas al aeropuerto de Viru Viru, donde aterrizó el Boeing 747, para que el personal encargado de las operaciones diseñe el plan de vuelo. La descarga que realizará la aeronave abarcará aproximadamente 4 kilómetros de largo y 50 metros de ancho. En Taperas se registraron tres focos de calor y son esos puntos en los que se enfocarán los vuelos. Posterior a ello se definirán los siguientes sectores, que serían Carmen Rivero y Río Negro, a la altura de Puerto Busch», explicó el ministro de Defensa, Javier Zabaleta.

Leer más | «Arde la Amazonia y no solo por el fuego»

La Administradora de Bosques y Tierras (ABT) informó de que en todo el territorio nacional se quemaron hasta ahora 953.917 hectáreas. De esa superficie, los incendios forestales arrasaron 774.711 hectáreas de bosques y pasturas en 35 comunidades de 11 municipios de la Chiquitania, a casi un mes del inicio del desastre. Ocho familias perdieron sus viviendas y hay 1.917 personas afectadas por el fuego. Los productores ganaderos calculan pérdidas por un valor de 5 millones de dólares. Hay estancias enteras que fueron arrasadas.

Los profesionales forestales dijeron que se tardarán 200 años en recuperar el terreno y los recursos naturales.

El presidente de Bolivia, por otra parte, también se refirió a la propuesta de Francia de conformar una alianza para cuidar la diversidad en la Amazonía. “Acabo de conversar con el canciller para que se empiece a trabajar de manera inmediata para ver en qué consiste esa iniciativa del presidente (Emmanuel) Macron”, detalló. Insistió, de esa manera, en la necesidad de una reunión de emergencia de los países que integran la organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) para abordar el futuro de la Amazonía. Pero si bien había planteado un encuentro a nivel de cancilleres, esta vez insistió en la necesidad de una cumbre presidencial.

Fuentes:

  • Foro Ambiental
  • Infobae