Los estadounidenses tiran una cuarta parte de su comida a la basura

Según un estudio realizado por el Departamento de Agricultura, las frutas y verduras representan casi el 40 por ciento de los alimentos desechados. Luego, les siguen los lácteos y las carnes.

 

La cultura del descarte es uno de los grandes dilemas del siglo XXI. Estados Unidos puede dar cuenta de lo que implica este problema, sobre todo en cuanto el desperdicio de comida. Entre 2007 y 2014, los ciudadanos norteamericanos desecharon casi medio kilogramo (422 gramos) de alimentos por persona al día, lo que supone tirar a la basura una cuarta parte y también un 30% del consumo diario de calorías.

El dato surge de un reciente estudio impulsado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y publicado en la revista especializada PLOS One, en el que también se ha analizado el impacto ambiental de toda esa comida desperdiciada. De acuerdo a los autores, para el cultivo de todos estos alimentos que terminan en la basura se utilizaron 15 billones de litros de agua (equivalente al consumo de todo el sector agrícola español), 350.000 toneladas de pesticidas y 12 millones de hectáreas de terreno.

El estudio, además, añadió una comparación sobre cómo influyen distintos tipos de dietas en el desperdicio de comida y observaron que las de mayor calidad nutricional obtenían peores resultados, ya que están asociadas con una mayor cantidad de desperdicio de alimentos, al tener un mayor consumo de frutas y verduras, que son los productos que más se tiran a la basura.

Frutas y verduras, lo que más se tira a la basura

Las frutas y verduras son los alimentos que más se tiran. Abarcan el 39% de todo lo que se desperdiciada, mientras que los productos lácteos (17%) y las carnes (13%) ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente. Además, el impacto de la fruta y verdura que se tira a la basura también es mayor, ya que requieren un mayor consumo de agua y pesticidas, pese a que no necesitan tantas hectáreas de tierra.

De los 15 billones de litros de agua de riego utilizados, 5 billones se aplicaron a las tierras de cultivo utilizadas para producir frutas, 4 billones para vegetales y 3 billones para heno. Con respecto a los pesticidas, de las más de 350.000 toneladas aplicadas a las tierras de cultivos desperdiciados, 152.000 toneladas fueron a parar a la producción de frutas, 71.000 a cultivos forrajeros y 60.000 a vegetales.

Lejos de desincentivar el consumo de frutas y verduras, los investigadores aseguran que es necesario coordinar esfuerzos para mejorar la calidad de la dieta y reducir al mismo tiempo la cantidad de alimentos que se tiran a la basura. “Aumentar los conocimientos de los consumidores sobre cómo preparar y almacenar frutas y verduras será una de las soluciones prácticas para reducir el desperdicio”.

Se desperdicia más comida de lo estimado

A pesar de lo elevado de las cifras, los investigadores recuerdan que la cantidad total de comida desperdiciada es mayor de lo que muestran estos datos, ya que el estudio se ha centrado solo en los consumidores, que tiran a la basura el 25% de la comida, y no se han tenido en cuenta los alimentos desechados durante el proceso de producción.

Aunque según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) el desperdicio de alimentos en los países de ingresos medios y altos está relacionada principalmente con el comportamiento del consumidor, se considera que la pérdida global de alimentos en estos países se sitúa en torno al 30%.

La organización internacional, al respecto, afirma que cada año en el mundo se tira a la basura entre el 40 y el 50 por ciento de la fruta y verdura que se produce, el 35% del pescado, el 30% de los cereales y el 20% de la carne y los productos lácteos.

Fuente:

  • El aire contaminado no solo acorta la vida, también afecta las habilidades cognitivas / New York Times

Foro Ambiental