Las 5 ciudades que son ejemplo en la reducción de emisiones.

Una considerable cantidad de ciudades aún carecen de una supervisión constante de la calidad del aire y de sistemas de gestión efectivos para combatir la contaminación atmosférica.

Bogotá, Colombia Bogotá destaca como líder en América Latina en la reducción de la contaminación del aire. La ciudad está impulsando la transición eléctrica de su flota de autobuses públicos y se ha propuesto el objetivo de electrificar completamente su sistema de metro, como parte de un ambicioso plan para reducir en un 10% la contaminación del aire para el año 2024.

Con más de un millón de desplazamientos diarios en bicicleta, Bogotá está abordando activamente la contaminación generada por el transporte. Sin embargo, los incendios forestales en las regiones circundantes también han contribuido al problema.

Varsovia, Polonia El Gobierno polaco ha lanzado el programa «Breathe Warsaw» en colaboración con Clean Air Fund y Bloomberg Philanthropies, buscando mejorar la calidad del aire en el país.

Polonia alberga 36 de las 50 ciudades más contaminadas de la Unión Europea, con la contaminación atmosférica vinculada a 47,500 muertes prematuras anuales.

En Varsovia, se han instalado 165 sensores de aire, formando la red más extensa de Europa. El programa «Breathe Warsaw» utilizará estos sensores para construir una base de datos sobre la calidad del aire, permitiendo a las autoridades comprender mejor las fuentes de contaminación.

Además, la iniciativa proporcionará asistencia técnica para respaldar la transición gradual fuera de la calefacción a base de carbón, establecerá una zona de bajas emisiones para 2024 y fortalecerá la colaboración entre líderes locales para compartir las mejores prácticas.

Seúl, Corea del Sur La metrópolis de Seúl se propone una medida audaz para abordar su crisis de calidad del aire: la prohibición de los automóviles diésel en todas las flotas del sector público y de transporte público para el año 2025. Con una población de 26 millones de habitantes en el Gran Seúl, la ciudad enfrenta una exposición significativa a partículas tóxicas, conocidas como MP2,5, con niveles que duplican a los de otras ciudades importantes de países desarrollados, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OECD).

Accra, Ghana Accra, la primera ciudad africana en unirse a la campaña BreatheLife, se destaca como líder en el continente en la lucha contra la contaminación del aire. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 28,000 personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación atmosférica en Accra, donde los niveles promedio son cinco veces superiores al límite recomendado por la OMS.

La ciudad está abordando activamente este problema a través de una campaña educativa que destaca los riesgos para la salud asociados con las cocinas tradicionales en los hogares, buscando desalentar la quema de desechos como combustible. Además, una colaboración entre la OMS y la Coalición Clima y Aire Limpio respalda una evaluación exhaustiva en toda la ciudad sobre los beneficios para la salud derivados de la transición hacia sistemas más sostenibles de transporte, gestión de residuos y energía doméstica.

Bangkok, Tailandia La ciudad ha implementado una serie de iniciativas para abordar tanto la contaminación del aire como las emisiones de carbono.

Dada la notoria congestión del tráfico en Bangkok, la ciudad enfrenta a diario una visible capa de contaminación atmosférica.

El proyecto Green Bangkok 2030, lanzado en 2019, tiene metas claras que incluyen aumentar la proporción de espacios verdes a 10 metros cuadrados por persona, lograr que los árboles cubran el 30% del área total de la ciudad y garantizar que los senderos peatonales cumplan con estándares internacionales. La primera fase del proyecto contempla la creación de 11 parques y un corredor verde de 15 km, con el objetivo de fomentar una menor dependencia del transporte privado y, en consecuencia, reducir la contaminación.