La isla de plásticos del Pacífico supera cinco veces el tamaño de la Provincia de Buenos Aires

Lo comprobó un monitoreo que investigadores internacionales realizaron durante tres años. Alertan sobre los peligros que esto representa para la biodiversidad acuática y la salud humana.

 

Los plásticos que llegan a los océanos provienen en su mayoría de las industrias de cosmética, alimentación, automotriz, de electrodomésticos y productos para el hogar. Una vez que ingresan al agua, sus consecuencias son devastadoras: contaminan el agua por su lento período de degradación y además generan un daño severo para la integridad física de la fauna y la flora.

Un caso alarmante es el del Pacífico. La isla de desechos plásticos que flota en sus aguas hoy es tan grande que abarca 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Esto representa el espacio ocupado por los territorios de Francia, Alemania y España juntos. Es decir, aproximadamente cinco veces más del de la Provincia de Buenos Aires.

Un total de 1.8 billones de restos de este material plástico que pesan 80.000 toneladas métricas se encuentran actualmente a flote en el llamado Gran Parche de Basura del Pacífico (GPGP, siglas en inglés). Así lo afirma un mapeo de tres años que fue impulsado por un equipo internacional de científicos afiliados a The Ocean Cleanup Foundation, seis universidades y una compañía de sensores aéreos.

Esta isla de residuos está ubicada a medio camino entre Hawai y California, representando la mayor zona de acumulación de plásticos oceánicos del mundo.

“Aunque no es posible sacar conclusiones firmes sobre la persistencia de la contaminación plástica en la región, esta tasa de acumulación de plástico, que fue mayor que en las aguas circundantes, indica que la entrada de plástico en el parche continúa excediendo el flujo de salida”, explicó Laurent Lebreton, autor principal del estudio, que se publicó en la revista Scientific Reports.

Los especialistas también destacaron la nocividad de los llamados microplásticos. Estos, más difíciles de detectar ya que son piezas inferiores a los 5 milímetros, directamente se integran en la cadena alimentaria de los ecosistemas marinos, al ser ingeridas por animales como mejillones, ostras y pequeños peces. De ahí pasan a especies más grandes, e incluso las personas pueden acabar ingiriéndolas al comer algún tipo de pescado o especie marina.

El muestreo más completo de la historia

Convencionalmente, los investigadores han usado redes simples, de malla fina, de menos de un metro de tamaño, en un intento de cuantificar el problema. Sin embargo, este método produce una gran incertidumbre debido a la pequeña superficie que se cubre. Además, estos métodos no podían medir la magnitud del problema en toda su extensión, ya que todas las redes de muestreo, pequeñas y grandes, no podían capturar objetos mayores que el tamaño de la red.

Con el fin de analizar el alcance total del GPGP, el equipo en este caso realizó el esfuerzo de muestreo más completo hasta la fecha, al cruzar el campo de residuos con 30 buques simultáneamente, complementado con dos estudios de aeronaves.

Para aumentar el área de superficie estudiada y cuantificar las piezas de plástico más grandes, un avión Hércules C-130 estaba equipado con sensores avanzados para recoger imágenes multiespectrales y escaneos 3D de la basura oceánica. La flota recolectó un total de 1,2 millones de muestras plásticas, mientras que los sensores aéreos escanearon más de 300 kilómetros de superficie oceánica.

Resultados que multiplican las estimaciones previas

De acuerdo a los resultados finales, el GPGP tiene 10 kilos de plástico por kilómetros. Estas cifras son de cuatro a dieciséis veces mayores a las estimaciones anteriores. El 92% de la masa está representada por objetos más grandes, mientras que solo el 8% de la masa está contenida en microplásticos.

“Nos sorprendió la cantidad de objetos de plástico grandes que encontramos”, dijo en un comunicado Julia Reisser, científica y jefa de las expediciones. “Solíamos pensar que la mayoría de los restos consisten en pequeños fragmentos, pero este nuevo análisis arroja una nueva luz sobre el alcance de los desechos”, agregó.

El equipo descubrió que los niveles de contaminación plástica en el GPGP han estado creciendo exponencialmente desde que comenzaron los registros en la década de 1970.

Del estudio también participó Boyan Slat, el joven holandés de 24 años que fundador de The Ocean Cleanup, una fundación que desarrolla tecnología para extraer residuos plásticos y evitar que sigan entrando en las aguas del océano. Según él, el hallazgo podría ayudar a mejorar las políticas de prevención de este fenómeno cada vez más notorio.

“Para poder resolver un problema, creemos que es esencial entenderlo primero. Estos resultados nos proporcionan datos clave para desarrollar y probar nuestra tecnología de limpieza, pero también subraya la urgencia de abordar el problema de la contaminación con plástico. Dado que los resultados indican que la cantidad de microplásticos peligrosos aumentará más de diez veces si se deja fragmentar. Ahora es el momento de comenzar”, concluyó.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay un promedio de 13.000 piezas flotantes por cada kilómetro cuadrado de agua en el mundo y, de acá al año 2050, su presencia podrían incluso superar la cantidad de peces.

Fuentes:

– La ‘isla’ de plásticos del Pacífico equivale ya a Francia, España y Alemania juntas / Público.es

Foro Ambiental