Por la contaminación de los océanos, Reino Unido prohibe el uso de las micropartículas de plástico

Se trata de una de las medias ambientales más duras que se han tomado hasta el momento a nivel mundial

 

A simple vista pueden parecer inofensivas, pero estas pequeñas esferas de plástico presentes en geles de ducha, cremas exfoliantes y otros muchos productos cosméticos acaban en mares y océanos en todo el mundo, causando un grave daño para la fauna y la flora marinas.

Según un informe publicado por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), estas diminutas piezas de menos de cinco milímetros de diámetro se integran en la cadena alimentaria de los ecosistemas marinos, al ser ingeridas por animales como mejillones, ostras y pequeños peces. De ahí pasan a especies más grandes, e incluso podemos acabar ingiriéndolas al comer pescado.

Según un estudio publicado en 2015 por la revista Science, cada año se vierten a los océanos unos 8 millones de toneladas de plástico.

De toda esta cantidad, según un informe encargado hace dos años por el Parlamento británico, se estima que un total de entre 2.400 y 8.600 toneladas de microesferas podrían estar contaminando las aguas en Europa. Una simple ducha, por ejemplo, podría desprender unas 100.000 de esas micropiezas al agua.

Aunque estas partículas constituyen solo una pequeña proporción de toda la contaminación total de plástico, muchas organizaciones conservacionistas alertan de su creciente presencia en ríos, lagos y océanos, con lo que apremian a los gobiernos a que prohíban su comercialización, máxime teniendo en cuenta que se trata de productos fácilmente reemplazables.

Y eso es precisamente lo que se hizo en el Reino Unido, país que acaba de aprobar la prohibición del uso de microplásticos en productos cosméticos desde el pasado 9 de enero, una medida que se completará con la prohibición de la comercialización de estos productos dentro de seis meses.

¿Qué son las microperlas?

Se trata de pequeñas esferas de plástico presentes en múltiples productos cosméticos, como exfoliantes faciales, geles de baño y pasta de dientes, entre otros. Miden menos de cinco milímetros de diámetro (aproximadamente el tamaño de un grano de arroz) y pueden encontrarse también en otros productos de uso frecuente, como goma de mascar, productos de limpieza o fibras de ropa sintética.

¿Por qué están presentes en los cosméticos?

Algunas de las marcas más conocidas han anunciado los poderes exfoliantes de las microperlas, especialmente en cremas faciales y corporales, aunque se han comprometido a retirarlas progresivamente del mercado.

¿Qué ha hecho el Reino Unido?

En septiembre de 2016, el Gobierno del país británico se comprometió a prohibir la fabricación de cualquier producto que contuviera microesferas de plástico, una medida que entró en vigor el pasado martes 9 de enero. A mediados de año se prevé la aprobación de otra resolución que prohíba su venta.

«Los mares y océanos del mundo se cuentan entre nuestros bienes naturales más preciados, por eso estoy decidida a actuar contra los plásticos que devastan nuestra preciosa vida marina», afirmó la ministra de Medio Ambiente del Gobierno Británico, Thérèse Coffey.

¿Dónde más están prohibidas?

En 2015 Estados Unidos aprobó la Ley de Aguas Libres de Microesferas, en la que se exigía que las empresas dejaran de utilizar estos microplásticos en productos de belleza y salud a partir de julio de 2017. En Canadá, la prohibición de fabricación de estos productos entró en vigor a principios de este año, mientras que en Nueva Zelanda lo hará a principios del verano. Varios países de la Unión Europea han iniciado una campaña en pro de una prohibición similar.

Fuente: Foro Ambiental / National Geographic