El dilema de Neuquén para reciclar sus pilas

Las pilas usadas son consideradas residuos peligrosos a causa de su gran poder contaminante. Sin embargo, Argentina aún no cuenta con una regulación unificada a nivel nacional sobre su tratamiento y disposición final, por lo que cada jurisdicción debe administrar sus propios recursos para preservar el medio ambiente y la salud de la población.

Un caso particular es el de la Ciudad de Neuquén, que optó por depositar las pilas de consumo domiciliario junto a la basura húmeda en el relleno sanitario del Complejo Ambiental Neuquén, administrado por la empresa UTE Cliba-Tecsam.

“Acá no hay ninguna legislación ni ningún sistema de tratamiento especial aprobado porque debe ir a un relleno de seguridad, el único que existe está en Córdoba y la gente no va a llevar a ese relleno las pocas pilas que consume. En la zona ninguna de las empresas que trata residuos peligrosos se dedica a las pilas. Frente a todo esto se ha analizado que es mejor tirarlas en el relleno sanitario junto con la basura domiciliaria porque acumularlas en grandes cantidades es mucho más peligroso”, explicaron desde Cliba-Tecsam.

Aunque en principio este sistema garantiza impermeabilidad de las distintas capas que la componen y una distancia prudencial de las napas freáticas (85 metros), no deja de representar un riesgo ambiental. Tanto el presidente del Colegio de Profesionales del Ambiente, Martín Islas, como la subsecretaria de Ambiente del municipio, Silvia Gutiérrez, alertaron que arrojar baterías en los basurales a cielo abierto provoca que rápidamente los componentes tóxicos de las pilas se expandan y contaminen sin remedio el suelo, el aire y el agua.

Hay otro factor que hace que no se encuentre una vía alternativa para la disposición final de las pilas. En La Plata existe un laboratorio experimental que las desmantela, separa los componentes y reutiliza lo reciclable y al resto le da un tratamiento especial. “Pero contratar este servicio o implementarlo en cualquier empresa dedicada al tratamiento de residuos urbanos tiene un altísimo costo que las firmas no pueden solventar y que encarece enormemente el monto de las concesiones. Por lo tanto se descarta”, mencionó Islas.

Los rellenos neuquinos pueden recibir hasta un 15% de residuos peligrosos domiciliarios en el total de basura que acumulan. Incluye además de las pilas, focos y tubos fluorescentes, entre otros. Cliba-Tecsam recolecta unas 300 toneladas de desperdicios, de los cuales se reciclan en el complejo unas 50 toneladas.

Como una alternativa para evitar este problema, diferentes asociaciones ambientalistas aconsejan acudir a las pilas recargables que prolongan la vida útil de cada dispositivo. Por su parte, Gutiérrez recomienda desestimar tanto el uso de pilas “botón” de relojes y calculadoras como chequear el origen de las baterías, “porque pueden ingresar al país muchas veces pilas que son ilegales y por lo tanto no sabemos que tiene adentro ni de donde provienen. “En el caso de las de marcas reconocidas en el mercado, sabemos que no contienen mercurio ni litio, metales que son altamente contaminantes y que están habilitadas para su uso para autoridad competente”, aseguró la especialista.


Datos de la OMS

- 10 pilas por año consume una persona en Argentina. Terminan en los rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto.

- 3.000 litros de agua es lo que puede contaminar una pila común si se descarta inadecuadamente.

- 30% de sus componentes son químicos tóxicos. El contacto directo provoca graves enfermedades en humanos.

- 50 veces más de energía se consume para producir una pila en relación con lo que esa misma fuente genera para alimentar un producto.

“Si se tira a un relleno sanitario adecuado no contamina. Si se arroja al río o a un basural a cielo abierto, contamina”, dijo Martín Islas, presidente del Colegio de Ambientalistas de Neuquén. Quienes comercializan las pilas deben certificar calidad en el INTI para demostrar que los contenidos de metales son los adecuados.

Fuente: Rionegro.com.ar (12.04.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras