La mina de uranio de Los Gigantes podría convertirse en un basurero radioactivo

La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) presentó un proyecto al Banco Mundial para trasladar los residuos radiactivos de la empresa estatal Dioxitek a la mina de uranio de Los Gigantes, abandonada hace casi tres décadas.

De acuerdo a la CNEA, la idea es trasladar y juntar los desechos tóxicos de la planta de Dioxitek en Alta Córdoba con los de la mina de Los Gigantes, ubicada en Punilla, para luego aplicar "un plan ambiental que remedie todo junto".

El proyecto, que busca la aprobación del Banco Mundial y tendría una inversión de 70 millones de dólares, contempla el traslado de 57 mil toneladas de residuos y cuenta con el respaldo de la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de la capital cordobesa y del Gobierno Nacional. Sin embargo, ya despertó la reprobación de los municipios de Punilla y la Secretaría de Minería de la Provincia de Córdoba, como también de vecinos y grupos de ambientalistas.

La mina de uranio de Los Gigantes dejó de funcionar en el año 1990. Ante la inacción de los diferentes gobiernos de turno, contaminó durante décadas la cuenca del lago San Roque y constituyó un verdadero desastre ambiental en el corazón turístico de Córdoba. Por lo que trasladar los desechos radiactivos de la planta de Dioxitek, empresa perteneciente a la CNEA y encargada de garantizar el suministro del dióxido de uranio en el país, podría agravar aún más la situación.


El plan

Una de las opciones más firmes es el tratamiento químico de los 120 millones de litros de líquidos del dique principal para reducir la carga de contaminantes y evaporarlos. Se llenaría el yacimiento con rocas, estériles y marginales de las canteras (1,6 millones de toneladas), arena y se lo haría impermeable para evitar que su erosión y las sustancias caigan a los arroyos y ríos.

Durante siete meses, una flota de camiones deberá realizar un total de 27 viajes diarios desde Alta Córdoba hasta Los Gigantes para llevar los residuos.

En ese sentido, el subsecretario de Energía Nuclear del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, Julián Gadano, sostuvo que el proyecto "está lejos de generar un daño catastrófico", y agregó "que durará más de un año".

Si prospera el proyecto, el predio también podría albergar otros desechos nucleares que se encuentran en distintas partes de Argentina. De esta forma, Los Gigantes se convertirán en el gran basurero nuclear del país.

Fuente: La Voz / Foro Ambiental (23.03.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras