Malas noticias para Río Negro, la quinta central nuclear se construirá en su costa atlántica

Luego de realizar una serie de análisis preliminares, el subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, confirmó que la quinta central nuclear del país se desarrollará en "algún lugar" de la costa atlántica de la Provincia de Río Negro.

"Tomamos la decisión de que se construya en la Patagonia por sus condiciones climáticas, en una zona que no se encuentre muy alejada de los centros urbanos y que tenga una fuente de agua fría importante. El desarrollo nuclear argentino ha sido y sigue siendo una política de Estado”, manifestó el funcionario nacional.

Aunque el anuncio no será oficializado hasta que se terminen de realizar todos los estudios técnicos, las obras de la nueva central nuclear se llevarían a cabo a partir del año 2020 y con apoyo financiero de China, país que en las últimas semanas fue visitado por el presidente Mauricio Macri para concretar acuerdos comerciales.

"Estamos convencidos de que esta iniciativa estatal es tan importante que trasciende a cualquier otra. Son apuestas que cambian en forma contundente y definitiva una región", celebró el gobernador Alberto Weretilneck.

Según las estipulaciones del Gobierno Nacional, la planta se ubicaría en un frente costero de 234 kilómetros, que abarca las localidades del Complejo Islote de Lobos, Las Grutas, Bahía de San Antonio, San Antonio, Caleta de los Loros, Lobería y Punta Bermeja.

Weretilneck resaltó también que este proyecto generará un "antes y un después", ya que no solo garantizará nuevas rutas de acceso, abastecimiento de agua y eléctrico, sino que también generará miles de puestos de trabajo permanentes.

A la par de la conformación de la quinta planta nuclear, que aún no tiene nombre y no se sabe cuánto costará, Argentina se encuentra ultimando los detalles para iniciar las obras por Atucha III, planta que será construida a partir de 2018 en el pueblo bonaerense de Lima, donde ya operan Atucha I y II.

"El proyecto demandará unos 7 años y costará aproximadamente USD 6 mil millones", detalló Godano.

 

A contramarcha

La decisión del Gobierno Nacional de ampliar la cantidad de centrales nucleares se produce en un contexto en donde los países más desarrollados se encuentran en pleno abandono de la energía nuclear.  

Los riesgos ambientales que representa la actividad atómica –incluso en ausencia de accidentes, que suelen ser fatales– y la desconfianza que genera en la población, produjo que grandes exponentes internacionales como Suecia, Alemania, Bélgica, Italia o Japón decidieran paralizar la construcción de nuevos reactores, cerrar platas y realizar un éxodo hacia fuentes renovables.

Al respecto, Gadano reconoció que “a mucha gente no le gusta”, sin embargo, sostuvo que "un gran socio para la energía renovable es la energía nuclear, porque también es limpia y no genera gases del efecto invernadero”.

“El sector nuclear es un capital que la Argentina tiene en el mundo. Para el período 2025-2030, está estipulado que del 20% de la matriz diversificada, un 10% sea de energía nuclear", aseguró.  

A diferencia de los referéndums que se realizan en otras partes del mundo, como Suiza, donde a fines de mayo los ciudadanos aprobaron un proyecto para abandonar la energía nuclear, Gadano descartó que se vaya a convocar una consulta popular para decidir el emplazamiento de la futura planta de Río Negro. “Para eso existen mecanismos participativos como las audiencias públicas", concluyó.

Fuente: Foro Ambiental / Bariloche 2000 (13.06.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras