Triunfo de las fuentes renovables: Suiza no volverá a apostar por la energía nuclear

En una decisión sin precedentes, el 58,2 % de los ciudadanos suizos aprobó en referéndum la Estrategia 2050, un programa destinado a promover las energías renovables y prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares.

“Los resultados muestran que la población prefiere una nueva política energética y no quiere nuevas plantas nucleares”, afirmó la presidenta Doris Leuthard, quien además añadió que se “impulsará la energía renovable nacional, reducirá el uso de combustibles fósiles y la dependencia de los suministros extranjeros”.

De esta manera, las cinco centrales nucleares que tiene Suiza serán desactivadas una vez cumplida su vida útil, en 20 y 30 años. Debido a que en la actualidad se encargan de producir un tercio de la energía del país, la Estrategia 2050 pretende compensar dicho porcentaje cuadruplicando las inversiones en energía solar, eólica, geotérmica, biomasa y biogás.

“La ley lleva a nuestro país a un futuro energético moderno”, aseguró Leuthard, que sostuvo que algunas partes del programa entrarían en vigor a principios de 2018.

Las consultas populares en Suiza sobre el futuro energético del país comenzaron después del Accidente de Fukushima (Japón), donde en marzo de 2011 una planta nuclear colapsó a causa de un terremoto y un tsunami. La tragedia terminó ocasionando 19.000 muertos y 470.000 desplazados.

De los veintiséis cantones helvéticos, sólo en cuatro ganaron los partidarios de seguir utilizando las centrales nucleares más allá del año 2050. Con esta decisión, se ha revertido el resultado del último referéndum, celebrado en noviembre pasado. En ese entonces, los votantes rechazaron una propuesta similar, que pretendía que todas las centrales nucleares del país queden desactivadas al cabo de 45 años de funcionamiento.

“Este es un día histórico, Suiza entrará finalmente en el siglo XXI en cuanto a la energía”, celebró Adele Thorens Goumaz, parlamentaria del Partido Verde.

 

Un desafío complejo

Para poder llevar adelante el cambio de la matriz energética hacia las fuentes renovables, el Gobierno que lidera Leuthard –Partido Demócrata Cristiano (PDC)– ya anunció que los hogares y las empresas tendrán que pagar más por la electricidad. Esto significa que la factura de una familia de cuatro personas y con un consumo medio se aumentará en 40 francos (unos 37 euros).

La mayor parte del parlamento suizo apoya la nueva ley de la energía, con la excepción del arco político más grande del país, el nacionalista Partido Popular Suizo (SVP). Además de cuestionar el costo económico, el SVP se opone a la propuesta de las energías renovables argumentando que su desarrollo masivo perjudicará el paisaje de Suiza, con la instalación de numerosas centrales eólicas y solares.

Los detractores, que también está integrado por un comité pluripartidista con algunos miembros derechistas de la Unión Democrática del Centro (UDC)  y liberales del Partido Liberal Radical (PLR), sostienen que el proyecto costará en los próximos 30 años 200.000 millones de francos, lo que supone para un hogar con cuatro personas cada año 3.200 francos más en impuestos y gastos. Afirman asimismo que el cambio provocará pérdidas de puestos de trabajo y de bienestar, sobre todo en el turismo, los comercios minoristas y los sectores manufactureros.

Argumentaron, por último, que la exigencia de reducir casi en la mitad el consumo energético en los próximos 18 años requiere "medidas drásticas", con instalaciones nuevas en viviendas y edificios y con más burocracia y prohibiciones.

Aún así, casi el 60% de la población se manifestó a favor de un cambio profundo en la matriz energética y aceptó también al apoyar el plan, que los ciudadanos serán protagonistas de la transformación.

Fuente: Foro Ambiental / EFE (13.06.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras