Consumo eficiente de gas: promueven el reemplazo de los calefones con piloto por modelos con encendido electrónico

Para reducir el consumo de gas y fomentar su uso eficiente, el oficialismo presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para que los calefones que se vendan en Argentina, sean aquellos que cuentan con encendido electrónico en vez de los que traen piloto.

La iniciativa fue presentada por Pamela Verasay, senadora nacional del bloque UCR Alianza Cambiemos por Mendoza, quien aseguró que además de volver más eficiente el uso del gas, ayudará a bajar los niveles de importación.

Para que la norma tenga éxito, Verasay sostuvo que es imprescindible conformar una industria nacional de calefones con encendido electrónico y que los consumidores puedan contar con créditos que les permitan acceder al artefacto. "No sirve fabricar calefones que no se puedan comprar", argumentó.

Andrea Heins, subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética del Ministerio de Energía y Minería, por su parte, señaló que la necesidad de consolidar este tipo de calefones se debe a que los modelos tradicionales consumen gas incluso cuando no son utilizados, algo conocido como el "consumo pasivo".

"Si todos los pilotos de los calefones estuvieran apagados durante un año, se importarían 10 barcos menos de Gas Natural Licuado (GNL) anuales", ejemplificó la subsecretaria.

Al respecto, Verasay aseguró que “estamos hablando de un ahorro de 500 millones de dólares en gas natural para la Argentina, simplemente por hacer el recambio de los 6 millones de calefones que la Cámara de Senadores contempla que hay instalados en el país”.

Según datos oficiales, el consumo de gas en hogares, comercios y edificios públicos para calentamiento de agua sanitaria, representa aproximadamente el 33% del consumo en cada establecimiento. Y el total de la energía utilizada para este uso final equivale a aproximadamente al 50% de las importaciones anuales de gas licuado.

"Con el uso responsable y eficiente de la energía no sólo contribuimos a la economía familiar, sino también a la seguridad energética del país, con el consecuente cuidado del medio ambiente", apuntó Heins.

El proyecto de ley, que no incluye a los termotanques (que representan el 70% de los equipos para calentar agua que hay en el país, el 25% restante son calefones), cuenta con la participación de técnicos del Ministerio de Energía, que dirige Juan José Aranguren, y también tiene el respaldo del Ministerio de Producción, a cargo de Francisco Cabrera.

La normativa también propone un etiquetado unificado de eficiencia energética para todos los equipos de calentamiento de agua a gas, por lo que incluye tanto a calefones como a termotanques.

 

Respaldo ambientalista

"Nosotros apoyamos que estos equipamientos no tengan piloto, como lo habíamos hecho en su momento con la iniciativa de Ernesto Sanz que no prosperó", especificó Carlos Tanides, referente de la Fundación Vida Silvestre, en relación a un proyecto similar presentado por el dirigente radical en 2014.

A pesar de que Vida Silvestre realizó sus propios cálculos, los resultados en cuanto a la reducción de gastos que implicaría la aprobación del proyecto coincidieron con los de Verasay.

"Si se tiene en cuenta que en la Argentina hay cerca de 6 millones de calefones, se encuentra un consumo total constante y pasivo de unos 3 millones de metros cúbicos al día. La importación de este gas por barco cuesta cerca de USD 1,5 millones por día, lo que equivale unos 500 millones de dólares anuales", detalló Tanides.

Según el ambientalista, no es necesario un proyecto de ley para prohibir los calefones con pilotos. Sin embargo, opinó que la propuesta del Gobierno busca "darle más peso político al tema desde el Congreso".

 

Avanza la “Ley de Energía Solar Térmica”

Además de la propuesta de los calefones sin piloto, Pamela Verasay también es la impulsora del proyecto de “Ley de Energía Solar Térmica”, una iniciativa que busca promover en Argentina el uso de equipos térmicos –ya sea cocinas, calefones o termotanques– que funcionen a partir de la energía solar.

“Estamos haciendo todos los esfuerzos para que a fines de mayo obtengamos dictámenes en Senadores”, recalcó Verasay, que presentó la propuesta en el Congreso durante abril del 2016.

De este modo, se espera que antes del período de receso legislativo, el proyecto se trate en una reunión plenaria que permita la aprobación simultánea en las comisiones de Minería, Energía y Combustibles, Ciencia y Tecnología, y Presupuesto y Hacienda. De darse este escenario, el proyecto quedaría listo para su tratamiento en el recinto del Senado durante el segundo semestre.

“Hay muchas expectativas porque la insertemos antes del receso para que este año tengamos definitivamente la Ley de Energía Solar Térmica”, enfatizó la senadora, que también destacó que “hay consenso político para avanzar y eso es lo más importante”.

De acuerdo a Verasay, para llevar adelante el proyecto es necesario brindar líneas de créditos blandos para consolidar una industria nacional, “integrada principalmente por pymes”, que desarrolle este tipo de artefactos con precios que faciliten su consumo.

“Mi espíritu con este proyecto es principalmente que el usuario pueda acceder a la tecnología, sino seguimos en el mismo círculo vicioso de una tecnología renovable inalcanzable para los residenciales”, subrayó.

La propuesta de la legisladora radical no solo es una oportunidad para promover el uso de las energías sustentables, sino que también permitirá atenuar el impacto de las facturas de luz y gas en los hogares.

Fuente: Foro Ambiental (08.06.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras