Energías renovables, la nueva apuesta de Cuba

La participación de las tecnologías energéticas renovables crece a nivel mundial un 20% anual, si se tienen en cuenta todas sus manifestaciones. La mayoría de los países desarrollados invierten sumas millonarias para poner en explotación las diversas fuentes renovables de energía, por ser limpias y sobre todo sostenibles. Los mayores progresos se observan en las energías eólica y fotovoltaica. Avances importantes se aprecian en los biocombustibles y en el empleo de los desechos. Se puede afirmar, por tanto, que en no menos de diez años las fuentes renovables de energía serán las de mayor participación en el balance energético mundial.

Cuba no está de espaldas a esta realidad ni es inmune a los efectos del cambio climático. Es por eso que avanzar en el uso de fuentes renovables es el objetivo que ha trazado el Gobierno de acá al 2030, año en el que espera que el 24 por ciento de la electricidad sea generada a partir de energías sustentables, las cuales en la actualidad representan poco más del 4 por ciento.

Sobre el desarrollo de las nuevas políticas ambientales, Alfredo López Valdés, Ministro de Energía y Minas Nacional, comentó que “uno de los elementos fundamentales es la transformación de la matriz electroenergética del país”.

Al respecto, explicó que esto se logrará con la instalación de biodigestores –alimentados con caña de azúcar– en 22 centrales eléctricas, con una capacidad de 755 megaWatts (MW). “Es importante hablar de este punto porque el 11 del 24 por ciento al que aspiramos llegar dependerá de este sector”, subrayó.

Según la ingeniera Bárbara Hernández Martínez, Directora de la empresa Generación Eléctrica de AZCUBA (el grupo azucarero más importante del país y quien tiene el compromiso de generar el 14% de la bioelectricidad para el 2030) después de analizar varios factores, llegaron a la conclusión de que son necesarias 22 centrales para completar los 755 megaWatts aprobados por el gobierno.

“En este nuevo proyecto hemos considerado que la potencia del programa de bioeléctricas se podrá incrementar hasta 860 megaWatts, con 25 plantas distribuidas desde Artemisa hasta Santiago de Cuba. Para dar una idea, la industria azucarera cubana genera en la actualidad 37 kiloWatts/horas por cada tonelada de caña que muele; y entrega al país el 15% de la electricidad que produce con biomasa cañera. Por lo que este programa incrementará en más de tres veces este aporte.”, comentó Hernández.

Desde el 2014 el grupo AZCUBA ha negociado 11 plantas bioeléctricas, que representan el 60% de los 755 MW inscritos en la política aprobada. De estas instalaciones, cuatro son estatales y siete con inversión extranjera.

 

La apuesta por la energía solar

Pero el proyecto energético de Cuba –que se encuentra entre las 191 naciones que firmaron el Acuerdo de París– no termina con los biocombustibles. Como parte de este mismo Programa Fuentes Renovables, el país isleño también pretende instalar 700 MW de energía solar a través de la puesta en marcha de 191 parques fotovoltaicos distribuidos en todo el país.

“Todos estos parques cuentan ya con estudios de pre-factibilidad y la interconexión con el sistema eléctrico. Dichos estudios son muy importantes porque este tipo de sistemas tienden a tener algunas fluctuaciones de voltajes y es por ello que se deben conocer cuáles son los rangos permitidos”, argumentó el ministro.

Actualmente, en Cuba hay en explotación 22 parques con una capacidad de generación de 37 MW, mientras que durante este año se concluirán 7 parques más.

“Tenemos un crédito de 150 millones de dólares para la construcción de 40 parques de 100 MW. De estos 100, 55 megaWatts deben concluirse en 2017. Igualmente tenemos una donación china y un crédito sin intereses que nos posibilitará incorporar otros 9 MW. Todo ello nos permitirá concluir el año con el 17 % de la energía fotovoltaica que está prevista en la política”, remarcó López Valdés.

De acuerdo al ministro, un crédito de la Agencia de Energía Renovable facilitará el levantamiento de otros cuatro parques de 10 MW y otro crédito más otorgado a la industria de la electrónica viabilizará unos 40 MW más en 16 parques. Mientras, el resto de los 350 MW previstos en el plan de desarrollo, serán obtenidos a partir de la inversión extranjera en el país.

A fines de febrero, el Ministerio de Energía y Minas comunicó, además, que en el occidente del país se prevén ejecutar otros 100 MW a partir del levantamiento de 17 parques solares que ya están licitados y en la zona centro-oriental 39 instalaciones nuevas de 200 MW.


Más energía eólica

Otro de los programas para el uso de las energías renovables en Cuba es el de la instalación de 633 MW de energía eólica. “Se levantarán 14 parques, que ya están microlocalizados, tienen su esquema eléctrico, junto a toda la información correspondiente. Este tipo de centros tienen como característica que se ubican en el norte oriental, en su mayoría alejados de los polos de consumo de electricidad por lo que se necesita crear redes un poco más complejas para su interconexión con el sistema eléctrico”, detalló  López Valdés.

En la actualidad, Cuba tiene 8 mil molinos instalados, con la ventaja adicional de ser producidos en el país. Según el titular de Energías y Minas, de los nuevos parques, tres serán estatales: Herradura I, Herradura II y Rio Seco I, todos ubicados en el municipio Jesús Menéndez en la provincia de Las Tunas. Mientras que el resto se ejecutarán a través de capitales privados.

Fuente: Cubadebate.cu / Cubasolar.cu (06.04.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras