Siete lugares del Océano Ártico que deberían ser “Patrimonio Mundial”

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) junto con el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales y el Centro del Patrimonio Mundial (NRDC) de la UNESCO, publicaron un informe en el que proponen calificar como “Patrimonio Mundial” a siete nuevas áreas marinas del océano Ártico.

"El Ártico desempeña un papel crucial en la conformación del clima mundial y alberga una diversidad de especies, muchas de ellas amenazadas. La Convención del Patrimonio Mundial tiene un gran potencial para aumentar el reconocimiento global y la protección de los hábitats más excepcionales de la región", señaló Carl Gustaf Lundin, director del Programa Marino y Polar Global de la UICN.

El océano Ártico se extiende en su mayoría por el lado norte del planeta, abarcando 14 millones de kilómetros cuadrados. Sus aguas heladas son el hábitat de vida silvestre que no se encuentra en ninguna otra parte del planeta e incluye ballenas, narvales y morsas. Al ser uno de los océanos más longevos de la Tierra, provee recursos fundamentales para la vida de especies amenazadas, como por ejemplo los osos polares o los frailecillos atlánticos, ambos clasificados como vulnerables por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

El cambio climático supone una seria amenaza a la región del Ártico, que se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta. Según el estudio, el vertiginoso deshielo está abriendo áreas previamente inaccesibles a potenciales rutas marítimas, al desarrollo de petróleo, gas y pesca industrial.

“Estos cambios aumentan la urgencia de mejorar nuestra comprensión y la conservación efectiva de los ecosistemas marinos únicos del Ártico”, manifestó en un comunicado la IUCN.


Una carrera contrarreloj

“Nuestros esfuerzos de conservación del océano Ártico no están siguiendo el ritmo de la pérdida de hielo y de la invasión del desarrollo económico, y esto está poniendo en peligro nuestro patrimonio compartido", afirmó la científica marina Lisa Speer del NRDC.

Entre los causantes del proceso de degradación del océano, la especialista apunta a "la pesca industrial, la explotación de petróleo y gas en alta mar y todo tipo de actividades humanas perjudiciales”.

Para Mechtild Rössler, director del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, "la belleza y la abundancia del océano Ártico son incomparables”. Según él, “desde la autopista de la vida marina del estrecho de Bering hasta los impresionantes fiordos de Scoresby Sound, esta región es diferente a cualquier otra del planeta. Este nuevo informe destaca siete posibles tesoros en el océano Ártico que necesitan esfuerzos de conservación para mantenerse al día con el cambio climático".

En la actualidad, ya existen cinco áreas consideradas “Patrimonio Mundial” dentro del Círculo Polar Ártico. Uno de los cuales está incluido por su valor marino, es la Reserva de la Isla Wrangel, que -inscrita desde 2004- cuenta con la población más grande del mundo de morsa del Pacífico, con hasta 100.000 animales que se congregan en colonias, así como con la mayor densidad de osos polares ancestrales.

Los científicos, por último, sostuvieron que algunas ballenas jorobadas del santuario de El Vizcaíno en México migran hasta las aguas alrededor de la Isla Wrangel para alimentarse en verano, destacando las conexiones entre el océano Ártico y otros lugares del Patrimonio Mundial en latitudes bajas.

Fuente: Agencia Sinc (26.04.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras