Nuevo récord de dióxido de carbono en la atmósfera

Los últimos niveles mundiales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera alcanzaron las 405,1 partes por millón (ppm), lo que supone un nuevo récord anual en el registro histórico del observatorio de Mauna Loa (Hawái), perteneciente a la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica).

Esta estación hawaiana comenzó a tomar datos en 1956 y es la más antigua del mundo en la medición continua de CO2 atmosférico, por lo que está considerada como un lugar de referencia para el estudio de los gases de efecto invernadero.

El nuevo índice, correspondiente al año 2016, supone 3,0 más que el de 2015, cuando subió 3,03 en relación a 2014. Estos dos últimos datos son los más altos en seis décadas de mediciones de CO2 en la atmósfera tomadas desde Mauna Loa. Los anteriores incrementos anuales más altos ocurrieron en 1998 (2,93), 2012 (2,61), 2005 (2,54) y 2002 (2,50).

“Es la primera vez que el incremento del CO2 atmosférico anual supera las 2,00 partes por millón”, señaló Pieter Tans, científico principal de la Red de Referencia Global de Gases de Efecto Invernadero de la NOAA.

Según el especialista, "esto representa un verdadero 'shock' para la atmósfera. La tasa de crecimiento de CO2 durante la última década es de 100 a 200 veces más rápida que la experimentada por la Tierra desde la última Edad de Hielo".


Cruda realidad

Teniendo en cuenta los niveles registrados en 2015, el nivel mundial de CO2 atmosférico tuvo un aumento de un 43% respecto a la era preindustrial. Mientras que en febrero de 2017, el observatorio de Mauna Loa ya había medido 406,42 partes por millón.

Para asegurar la exactitud de los datos, se envían las muestras de aire situadas en la cima de esa montaña hawaiana al Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre, ubicado en Boulder (Colorado, Estados Unidos), donde son verificadas. La Institución Scripps de Oceanografía, que comenzó a tomar muestras de dióxido de carbono atmosférico en Mauna Loa en 1956, también hace mediciones independientes en esa zona del planeta.

Pieter Tans recalcó que las emisiones provenientes del consumo de combustibles fósiles han permanecido en niveles históricamente altos desde 2011 y son la principal razón de que las tasas atmosféricas de CO2 estén aumentando a "un ritmo dramático". Esa alta tasa de crecimiento del dióxido de carbono también se observa en otros 40 sitios más, dentro de la Red de Referencia Global de Gases de Efecto Invernadero de la NOAA.

El CO2 es uno de los principales gases responsables de atrapar el calor en la atmósfera. Ese 'efecto invernadero' mantiene las temperaturas adecuadas para la vida en la Tierra. El aumento de los niveles de dióxido de carbono captura calor adicional en la atmósfera y los océanos, lo que contribuye al incremento de las temperaturas medias globales.

Según estadísticas del NOAA, el dióxido de carbono atmosférico promedió alrededor de 280 partes por millón hace entre unos 10.000 años y el inicio de la Revolución Industrial, alrededor de 1760.

Fuente: Ecodiario.eleconomista.es (31.03.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras