Ciudad de México no puede salir a flote en su lucha contra la contaminación

En los últimos años, tanto la clase política como también diferentes organizaciones ambientalistas han sido fuente de múltiples planes de mitigación para combatir la contaminación. Sin embargo, a la Ciudad de México le sigue faltando aire. Aunque la polución cayó, después de dos décadas de combate exitoso, ya no lo hace al ritmo de antes.

En 1992, cuando la capital fue "distinguida" como la urbe más contaminada del mundo por las Naciones Unidas, se usaban comparaciones con el número de cigarrillos que sus habitantes "fumaban" al respirar el aire de la metrópoli para alertar del tamaño del problema. En la actualidad esas metáforas no son necesarias. Según el Instituto Nacional de Salud Pública, los contaminantes se asocian a 9.600 muertes cada año en la zona metropolitana del Valle de México.

Las condiciones geográficas y meteorológicas, un parque vehicular que aumenta al doble que la tasa de natalidad y el crecimiento desmesurado de la mancha urbana completan el cóctel de riesgos a la salud. "La Ciudad de México está entrando en un problema muy serio de sustentabilidad", afirma Ezequiel Ezcurra, científico de la Universidad de California. Por otro lado, el especialista y autor del libro "De las chinampas a la megalópolis", agrega: "Si no se toman las medidas necesarias, nos acercaremos poco a poco a un colapso civilizatorio".

Para Gerardo Ruiz, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México, "la contaminación repercute en una menor calidad y esperanza de vida, como habitante de esta megalópolis voy a vivir menos y me voy a enfermar más".

Los efectos en la salud van desde dolores de cabeza e irritación de los ojos y la garganta hasta cáncer, complicaciones en el desarrollo fetal y enfermedades respiratorias y cardiovasculares. "El problema con la calidad del aire no es sólo crítico, sino crónico, la exposición prolongada a agentes contaminantes hace que algo que empieza como una cosa menor, sea en el largo plazo muy grave para el organismo", advierte Ezcurra.

La lucha contra la polución se intensificó a mediados de los 90, cuando la situación era crítica. Las autoridades habían postergado las medidas por temor a mostrar vulnerabilidades frente a la población y a ahuyentar a los inversores. La capital estableció el programa "Hoy no circula", que restringe el uso de los automóviles un día a la semana de acuerdo con sus emisiones, y las inspecciones (o verificaciones) periódicas de los contaminantes que emanan de los vehículos. Además incluyeron la erradicación de la industria pesada de la ciudad, la reducción del azufre en las gasolinas y la homologación del monitoreo de la polución con estándares internacionales.

Aunque la decisión fue algo impopular, el avance fue palpable. De a 1989 a 2012, las concentraciones de dióxido de azufre bajaron un 89%; las de monóxido de carbono un 79%; las de partículas de 10 micrómetros, un 66%, y las de ozono, una tercera parte, según datos oficiales. El reconocimiento del problema hizo que fuera viable contrarrestarlo. "Las mediciones en la zona metropolitana de la capital son las más completas y confiables, porque es la principal región del país en la que la contaminación es un problema prioritario para sus habitantes", resalta Ruiz.

Sin embargo, las alarmas se encendieron en el último registro cuando las soluciones ya no estaban funcionando como lo hacían antes. "Seguimos en niveles inadecuados, lejos de tener una buena calidad del aire", asegura Adrián Fernández Bremauntz, exdirector del Instituto Nacional de Ecología. La corrupción que permite eludir las inspecciones, la congestión vehicular y la obsolescencia de las herramientas y las tecnologías de las que se echó mano parecen haber llegado al límite.

En noviembre pasado, un estudio de la Universidad de California reveló, por ejemplo, que la expansión del programa "Hoy no circula" a los sábados fracasó en disminuir los niveles de contaminación.

Ante este panorama de estancamiento, la vulnerabilidad de las plantas y los bosques –los pulmones de la capital– y las partículas de 2,5 micrómetros han vuelto a ser temas preocupantes por su estrecha relación con la morbilidad y la mortalidad. Según sostiene Fernández Bremauntz, "resolver la crisis de movilidad está íntimamente ligado con atacar la contaminación y hay que acelerar las mejoras, pero muchas de las medidas necesarias son difíciles de implementar por resistencias en algunos sectores políticos y económicos, así como por la ausencia de mecanismos de financiamiento".

México, como muchos otros países, no logra cumplir con los niveles críticos que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni con las Normas Oficiales que se autoimpone, que son más laxas, porque su economía no lo permite, opina Ruiz. "La contaminación cero es una utopía, con las tecnologías actuales no hay economía que la aguante, necesitamos acciones colectivas, una regulación crecientemente más estricta, pero que no ahogue a las actividades económicas", sugiere el investigador.

"El problema requiere de actitudes más valientes de los gobernantes", concuerda Ezcurra. El académico lamenta que se hipoteque el futuro ecológico de la ciudad y la ausencia de políticas de Estado para remediar el rumbo. "En problemas ambientales lo que perdiste, lo perdiste para siempre y las ganancias son efímeras, menores y se distribuyen entre pocas manos", sentencia el especialista.

Fuente: El País (07.03.17)

e-max.it: your social media marketing partner
Volver Atras