Escasez de Agua en el Hemisferio Sur: Un Impacto del Cambio Climático

Según un reciente informe, la región del hemisferio sur enfrenta los desafíos más acuciantes en términos de escasez de agua. De hecho, más del 95% de la reciente reducción en la disponibilidad global de agua se registra en esta parte del mundo. Este déficit hídrico se atribuye en parte a fenómenos atmosféricos a gran escala vinculados al cambio climático.

La cantidad de agua disponible en la Tierra ha experimentado variaciones debido al cambio climático y al creciente consumo humano de este recurso vital. El agua desempeña un papel crucial, ya que sustenta los medios de vida, el desarrollo socioeconómico y los ecosistemas en todo el planeta.

Aunque aún no se comprende completamente cómo ha evolucionado la disponibilidad de agua en las últimas décadas ni qué factores están impulsando estos cambios a escala global, está claro que el cambio climático desempeña un papel fundamental en este fenómeno.

El equipo liderado por Yongqiang Zhang utilizó una combinación de datos, que incluyen mediciones de caudales en las principales cuencas fluviales del mundo, registros de precipitación terrestre y datos satelitales que miden la evaporación y el almacenamiento de agua. Estos datos fueron empleados para calcular la disponibilidad global de agua terrestre a lo largo de las dos últimas décadas.

Declive en el Hemisferio Austral

En términos generales, el informe indica una disminución en la disponibilidad mundial de agua terrestre desde 2001 hasta 2020, aunque esta tendencia estuvo marcada por su variabilidad. Sin embargo, se observa una clara tendencia negativa en la disponibilidad de agua en el hemisferio sur.

Esta región contribuyó a más del 95% de la variabilidad global en la disponibilidad de agua terrestre, a pesar de abarcar solo el 26% de la superficie terrestre total. La disponibilidad de agua en todo el hemisferio sur experimentó una disminución significativa durante el período de estudio, calculándose en aproximadamente 3,55 milímetros por año en los últimos 20 años.

En cambio, en el hemisferio norte, una compleja combinación de tendencias positivas y negativas en diversas regiones ha compensado en gran medida unos a otros. Este equilibrio ha resultado en un cambio insignificante en la disponibilidad de agua terrestre durante el mismo período.

El estudio liderado por Zhang y sus colegas demuestra que la variabilidad y las tendencias observadas en la disponibilidad de agua en el hemisferio sur están principalmente influenciadas por cambios en los patrones climáticos atmosféricos a gran escala, especialmente la Oscilación del Sur-El Niño.

Los investigadores advierten sobre la importancia urgente de tomar medidas correctivas y regenerativas. Dado que el cambio climático parece inevitable, es esencial hacer todo lo posible para mitigar sus efectos, especialmente en lo que respecta al agua.