En los últimos dos años se duplicaron los desmontes de bosques nativos en Córdoba

Según un informe de la Policía Ambiental de la provincia, el año pasado se desmontaron más de 14 mil hectáreas ubicadas en zonas rojas y amarillas, el doble que en 2015.

 

A principios del siglo XX, Córdoba supo tener 12 millones de hectáreas de bosques nativos y ser una de las regiones más prósperas para este tipo de ecosistemas naturales. Cien años después, la realidad es muy diferente. Ante el aumento indiscriminado de los desmontes y otras actividades extractivas, hoy apenas queda el 2,27 por ciento (menos de 140 mil hectáreas) de toda la superficie autóctona, que lejos de revertir la tendencia va en camino a ser reducida aún más.

Así lo evidencian los datos relevados en 2017, cuyos resultados son desalentadores. Según un monitoreo realizado por la Policía Ambiental del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, durante el último año unas 14.427 hectáreas de bosques nativos fueron intervenidas para modificar el uso del suelo, lo que representa el doble que en 2015, cuando se publicaron las últimas estadísticas oficiales.  

Para Federico Kopta, presidente del Foro Ambiental Córdoba, “es sustancial que se vuelva a brindar datos sobre la superficie total afectada en categoría amarilla, algo que había dejado de suceder en 2016”. Sin embargo, el biólogo es crítico de “la falta de detalles del tipo de intervención, lo cual resulta fundamental, ya que el 70 por ciento de las intervenciones se realizaron en bosque nativo de esta categoría”.

El informe de 2017 (dividido en dos semestres) indica que las intervenciones ilegales sobre bosques nativos de categoría roja afectaron a 4.342 hectáreas (30 por ciento del total). Las regiones en este tipo de categoría representan bosques en el mejor estado de conservación o que están en recuperación y que no pueden ser alteradas bajo ninguna circunstancia. Las 10.085 hectáreas restantes, están en categoría amarilla, donde el ecosistema ya ha sido modificado en el pasado.

Al respecto, Kopta dice que “una información que no aporta el documento es la superficie y tipo de intervención en los casos de desmontes autorizados por la Secretaría de Ambiente”. Lo mismo sostiene Marcelo Cabido, investigador del Conicet y de la Universidad Nacional de Córdoba en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (Imbiv).

“Además de la superficie desmontada con autorización, debería darse a conocer dónde ocurrieron las intervenciones y cómo está identificado ese territorio en el mapa de ordenamiento territorial. Y la autoridad debería hacer públicas las razones por las cuales esas autorizaciones fueron concedidas”, explica Cabido.

Aunque se había logrado apaciguar los alarmantes niveles de pérdida registrados entre los años 2000 y 2012, período que marcó en Córdoba una de las tasas más altas del planeta, la provincia mantiene la emergencia forestal más alarmante de todo el país. Como si fuera poco, meses atrás hubo un intento de flexibilizar la Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de Córdoba (9.814) por parte de algunos legisladores oficialistas. El proyecto, sin embargo, se frenó ante las multitudinarias marchas que se produjeron en su contra.

Los desmontes de bosques nativos en Córdoba, ahora se hacen con químicos

Pese a que el informe de la Policía Ambiental no da precisiones sobre las intervenciones en zona amarilla, sí presenta detalles sobre las 4.342 hectáreas de categoría roja que fueron afectadas. El dato que más llama la atención es que en el 57,5 por ciento de la superficie (2.500 hectáreas del total rojo) se realizaron desmontes químicos, una práctica que no se había detectado en años anteriores.

“Es alarmante, tanto en superficie como por la manera poco perceptible y rápida con la que se realiza esta práctica. Esto implica la urgencia de adecuar la normativa y actuaciones a esta nueva situación”, asegura el titular del Foro Ambiental.

El desmonte químico implica la fumigación con sustancias específicas para eliminar el estrato arbustivo y parte de los árboles. Esta práctica está expresamente prohibida por la ley de bosques. Según Kopta, es necesario restringir severamente la circulación, comercialización, tenencia y uso de sustancias arbusticidas y arboricidas.

Un 3,5 por ciento del desmonte en categoría roja fue total (171 hectáreas), mientras que en el restante 38,5 por ciento las intervenciones fueron de desmonte selectivo, rolado y otras. En estos casos, lo que se realiza es eliminar el estrato arbustivo y dejar algunos árboles maduros en pie que pueden proveer sombra y algo de alimento al ganado.

Cabido, uno de los ecólogos más importantes del país, aseguró que todos los tipos de intervenciones en el bosque nativo (desmonte total, selectivo, químico, etc.) producen alteraciones sustanciales en la composición de especies (flora y fauna), en la estructura (distribución vertical y horizontal de la biomasa) y en el funcionamiento del bosque.

“También provoca una reducción de los servicios y bienes que el bosque brinda a los seres humanos como captación y provisión de agua, forraje y otros productos forestales”, explicó.

__
Te puede interesar:
“Córdoba: avanzan la construcción de una ruta que afectará reservas naturales y bosque nativo”
__

De acuerdo a los datos de la Policía Ambiental, el departamento de Córdoba que sufrió más desmonte ilegal en zona roja fue Río Seco (1.557,5 hectáreas), seguido por Sobremonte (1.455,5), Río Primero (347,2) e Ischilín (295,4).

 

Sistema digital de denuncias

A partir de agosto, Córdoba incorporó un sistema digital para que los usuarios puedan denunciar delitos –como desmontes, deforestaciones o incendios– a través de la web oficial de la Policía Ambiental (denunciaspoliciaambiental.cba.gov.ar).

La Dirección de Policía Ambiental depende del Ministerio de Agua, Ambiente y Energía. Se creó en diciembre de 2012, luego de que la Legislatura de la Provincia de Córdoba sancionara la Ley N° 10155, con el objetivo de que se encargue de proteger y cuidar el medio ambiente y los recursos hídricos. Además, debe impedir cualquier forma de contaminación y gestionar remediaciones.

Pese a estos avances, desde la Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de las Sierras Chicas aseguran que la Policía Ambiental no da basto y no responde a todas las denuncias que recibe, por lo que piden que se le brinde mayor apoyo presupuestario y logístico.

En ese sentido, Cristian Schneider, referente de la coordinadora, sostiene que “es necesario implementar más y mejores mecanismos de comunicación de las actuaciones y, fundamentalmente, transparentar sus resultados efectivos, tanto en multas cobradas como en las remediaciones en el territorio”.

 

Links a los documentos de la Policía Ambiental de Córdoba

“INFORME-DE-INTERVENCIONES-SOBRE-EL-BOSQUE-NATIVO-ENERO-A-JUNIO-2017”
“INFORME-DE-INTERVENCIONES-SOBRE-EL-BOSQUE-NATIVO-JULIO-A-DICIEMBRE-2017”

Fuentes:

  • INFORME DE INTERVENCIONES SOBRE EL BOSQUE NATIVO / Policía Ambiental de Córdoba
  • Creció el desmonte en 2017 / La Voz
  • Policía Ambiental estrena un nuevo sistema digital de denuncias de infracciones / La Voz

Foro Ambiental