En Francia publican imágenes de cómo perforan el cuerpo de vacas para aumentar la productividad

Les abren un costado del cuerpo e inyectan un conducto de acceso a su estómago. A través de su página web, la organización animalista L214 de Francia dio a conocer imágenes de cómo en una granja experimental de ese país perforan el lomo de vacas para desarrollar y probar la marca de alimento para animales Sanders, líder francés en nutrición animal y filial del grupo Avril.

Estas imágenes se grabaron entre febrero y mayo de 2019 en la estación experimental Sourches, ubicada en la comuna de Saint-Symphorien (departamento de Gironda), donde se muestran vacas perforadas para llegar a sus tripas, haciendo una válvula de casi 15 centímetros de diámetro. Además, la ONG denuncia que los animales se encuentran obligados a vivir en un recinto de pequeño tamaño sin paja y lleno de excrementos.

Este sistema causa que las vacas sufran cojeras, problemas pulmonares o cardíacos, trastornos digestivos o inflamación de la piel.

Para llevar a cabo el estudio, los expertos han practicado en las vacas una ruminotomia permanente, en otras palabras, han perforado un agujero en el lomo del animal y han instalado una especie de ventana permanente, lo suficientemente grande para que quepa un brazo humano, con el fin de acceder al estómago de la vaca. Esto causa que tengan deficiencias como la cojera, problemas pulmonares o cardíacas, trastornos digestivos o inflamación de la piel.

Desde la empresa matriz, Avril, emitieron un comunicado en el que no solo no se desligaron de esta práctica, sino que también afirman que se encuentra sujeta a la aprobación de un comité de ética y que prometen reemplazar estas pruebas por métodos alternativos para el año 2025.

Esta técnica ya había sido denunciada a fines de 2016 por PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales, en español), la mayor organización ambientalista del mundo, que afirmó que esta es una práctica común para algunos experimentadores e incluso se hace en algunas escuelas de veterinaria. Además de Francia, los activistas advierten que existe en otras partes del mundo como Suiza, Canadá o Estados Unidos.

Leer más | «Orangutanes, una especie destruida por el negocio del aceite de palma»

De acuerdo a PETA, también se utilizan los microbios del estómago de las vacas para estudios y algunas veces se transfieren a otros animales. A pesar de que algunos investigadores dicen que esta transferencia puede ser buena, desde la organización aseguran que el procedimiento solo persigue el rédito económico para beneficiar las líneas de producción de las industrias cárnica y lechera, sin contemplar el sufrimiento animal.

Fuentes:

  • L214
  • Foro Ambiental