En Azul, alumnos de una secundaria construyen biodigestores para producir sus propios alimentos

Serán instalados en diferentes centros educativos de la ciudad bonaerense.

 

En el marco de un proyecto interinstitucional que se generó desde la Facultad de Agronomía de la ciudad, alumnos de la Escuela de Educación Técnica (E.E.T.) Nº 2 Vicente Pereda, construyeron biodigestores para reciclar los residuos orgánicos y hacer compostaje en huertas urbanas.  

“Buscamos mejorar la calidad de los suelos urbanos para generar nuestros propios alimentos, o sea, salir de la producción a gran escala que se hace en el campo, y poder utilizar el suelo de nuestros hogares”, puntualizó la docente Lorena Rodríguez, encargada de llevar adelante la iniciativa.

Cristian Fiorenza, otro de los profesores que participó, indicó que “el proyecto apunta a una concepción ecológica, y al reciclaje de todo lo que se desecha, más que nada materiales orgánicos como yerba, cáscaras de frutas o papa, entre otros”.

En total, los alumnos de cuarto y quinto año de las Tecnicaturas de Mecánica y Electromecánica de la E.E.T. Nº 2 Vicente Pereda, construyeron cuatro biodigestores. Estarán ubicados (dos en cada uno) en los colegios Inmaculada Concepción y San Cayetano, que también formaron parte de la iniciativa.

“Nosotros trabajamos mucho con la energía, y sabemos que se la puede obtener a partir de materiales renovables para no dañar el medio ambiente. Es un deber que tenemos como escuela transmitirles eso a nuestros alumnos y si podemos salir a la sociedad mejor”, comentó el profesor José Tedesco.

Los biodigestores, que aún se encuentran en una etapa piloto, serán instalados en las escuelas y cuentan para ello, con la asistencia del INTA de Azul.

Un digestor biológico o biodigestor, es un contenedor cerrado, hermético e impermeable (llamado reactor) en el que se deposita materia orgánica como desechos vegetales y frutales (excluyendo a los cítricos ya que acidifican el medio), excremento de rumiantes o humanos. Es diluida con agua y mediante la fermentación por acción de microorganismos, esta mezcla es degradada, obteniendo como producto gas metano (biogás) y un subproducto liquido (biol), el cual puede ser utilizado como fertilizante ya que es rico en nitrógeno, fósforo y potasio.

“Esto es muy importante pensándolo desde la educación ambiental porque estamos también trabajando en lo que es la separación de residuos y al reutilizar los residuos orgánicos, vamos a disminuir el volumen de residuos domiciliarios”, subrayó Rodríguez.

Facundo Herrera, uno de los alumnos, contó que tardaron tres semanas en realizar estos biodigestores. “Están hechos con tambores que los cortamos con los chicos y les pusimos nylon. Tienen además horquillas para remover la materia orgánica que van a poner adentro”, describió.

Mientras que Alex Rigoli, de cuarto año, indicó por su parte que “primero teníamos los materiales, nos los brindó la universidad y después medimos, cortamos, pusimos los ángulos, los soldamos y después los pintamos y finalmente lo presentamos para ver cómo quedaba”.

A raíz del potencial de este proyecto, y dependiendo de los resultados de esta primera experiencia piloto, las autoridades de la E.E.T. Nº 2 Vicente Pereda, adelantaron que se está analizando la posibilidad de diseñar estos mismos biodigestores pero en menor tamaño para instalar en hogares.

Fuente:

  • La ecología y un trabajo para imitar / Diario El Tiempo

Foro Ambiental