El yaguareté vuelve a ser visto en Chaco y Formosa, región en la que se lo creía extinto

Las autoridades no han precisado los sitios del hallazgo para para evitar que cazadores ilegales se acerquen.

Pobladores locales y guardaparques encontraron pisadas de yaguaretés en el norte de Chaco y Formosa. Las huellas fueron fotografiadas y luego un grupo de investigadores del Conicet confirmó que efectivamente eran pisadas del felino más grande de América.

Los registros, de esta manera, reafirman que el yaguareté no está extinto en zonas de esa región de parque chaqueño donde no se habían encontrado rastros desde hacía 12 años. Los científicos calculan que en toda esa región quedan entre 15 y 20 animales, por lo que más allá de la buena noticia, la vulnerabilidad de la especie sigue siendo altísima.

En Chaco, las pisadas se encontraron en El Impenetrable. Mientras que en Formosa fueron en un área cercana a Paraguay, por lo que se cree que los yaguaretés se mueven entre ambos países, cruzando a nado el Pilcomayo. Las autoridades no han precisado el sitio del hallazgo para para evitar que cazadores ilegales se acerquen. Ocurre que la principal amenaza actual es la caza, que está prohibida.

La conservación del yaguareté, el “rey de la selva americana”, se ha convertido en una situación crítica para la Argentina. Por más que su cara aparezca en los billetes de 500 pesos a modo de homenaje, las políticas públicas no han alcanzado para detener su extinción. Este felino, el tercero más grande del mundo, hoy ha perdido presencia en casi toda su área de distribución original y solo cuenta con apenas 250 ejemplares en todo el país.

Las principales razones por las cuales los matan son tres. Hay pobladores que lo hacen por una cuestión cultural o de tradición, hay quienes lo cazan con la idea de resguardar su ganado y hay casos en los que la captura se da por el “temor” que provoca o por miedo a que mate animales domésticos.

¿En qué otras zonas hay yaguaretés?

En el país hay tres poblaciones, aisladas una de otras, que suman entre 200 y 250 animales, por lo que se encuentra en peligro crítico de extinción.

  • La más grande está en la selva de yungas de Salta y Jujuy. Ahí creen que hay entre 100 y 150 animales.
  • En la selva misionera, principalmente dentro del parque nacional Iguazú. Estiman que hay entre 60 y 80 yaguaretés. Es la única población de la que hay certezas de que está creciendo.
  • La del parque chaqueño, que abarca parte de Chaco, Formosa y Santiago del Estero, es de entre 15 y 20 felinos.
  • Finalmente, hay un proyecto de reintroducción de yaguaretés que la Fundación CLT lleva adelante en los Esteros del Iberá, donde por ahora hay cinco adultos y dos cachorros, pero están en corrales de cría.

Históricamente, el yaguareté vivió desde el norte de la Patagonia hasta el norte del país. El territorio que ahora habitan representa el 5% de la superficie que originalmente ocupó. Esa pérdida se debe principalmente al avance de la frontera agropecuaria. Mientras que la depredación de animales se dio principalmente por la caza, que recién fue prohibida en la década del ’80. Miles de pieles se exportaban todos los años.

¿Qué hacen con los registros?

“Una vez que identificamos las huellas, coordinamos con los guardaparques y armamos mapas para establecer cuáles eran los mejores lugares para ubicar las cámaras que nos van a permitir conocer las características de estos animales y cuáles son sus hábitos”, explica Verónica Quiroga, investigadora del Conicet en el Instituto de Diversidad y Ecología Animal de la Universidad Nacional de Córdoba.

Pese a la delicada situación de la especie en el país, a nivel país existe el Plan Nacional de Conservación del Monumento Natural Yaguareté, que apunta a la conservación y recuperación de la especie y su hábitat. También hay varias leyes provinciales, en Salta, Misiones y Chaco, que apuntan a proteger la especie.

Fuentes:

  • El retorno del yaguareté: el felino más grande de America está de vuelta en zonas de Chaco y Formosa / Javier Drovetto

Foro Ambiental