El drama de la selva amazónica de Perú, un paraíso destrozado por la minería ilegal

En el país andino, la perdida de bosques causada por esta actividad ilícita es la más alta de Sudamérica. Las autoridades anunciaron un megaoperativo para frenar las pérdidas.

 

Los bosques de la Amazonía Peruana se encuentran sumergidos en una profunda crisis. Durante el año 2018, la deforestación impulsada por la minería ilegal de oro alcanzó su pico histórico tras la pérdida de 9.280 hectáreas en Madre de Dios. Esta región ubicada al sureste no solo es la más degradada del país sino también de Sudamérica.

Así lo ha revelado el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP, por sus siglas en inglés), una iniciativa desarrollada por Amazon Conservation que desde el 2015 realiza un exhaustivo seguimiento de la selva en Perú a través de imágenes satelitales. Tan solo en los dos últimos años fueron arrasadas 18.440 hectáreas de bosques, un equivalente a 25.000 campos de fútbol.

Matt Finer, investigador principal de MAAP y uno de los responsables de la elaboración del informe, explicó que nunca antes se había realizado un trabajo de esta naturaleza. “Por primera vez tenemos una referencia histórica del tema. El estudio de CINCIA (Centro de Innovación Científica Amazónica) es un importante recurso para este caso”, dijo con relación a esta investigación sobre minería ilegal.

Después de Brasil, el territorio nacional amazónico más grande es el de Perú. Se trata de una de las áreas con mayor biodiversidad y endemismos del planeta, así como también una de las más diversas antropológicamente. Hay más de 14.000 especies de animales (8.000 son únicas), 300 de aves, 600 de insectos, 250 de reptiles, 2.000 de peces y 20.000 especies botánicas. Sin embargo, ante la expansión de la minería de oro ilegal, la selva ha sufrido una profunda destrucción del prístino bosque tropical y la contaminación de sus ríos con mercurio.

Agentes de seguridad en La Pampa, la zona más castigada de Madre de Dios.

De acuerdo a los estudios de MAAP, el récord histórico de deforestación por esta causa se dio en el 2018, con 9280 hectáreas devastadas, la cifra más alta desde 1985. Solo un año antes, en el 2017, la extracción ilegal de oro ya había terminado con 9160 hectáreas.

“La deforestación por minería aurífera en la Amazonía sur peruana ha alcanzado niveles históricos máximos tanto en el 2017 como en el 2018”, señala el informe que centra su evaluación en las regiones de Madre de Dios, Cusco y Puno, sobre el análisis de unas 500 imágenes en alta resolución.

Finer aclaró que se evaluaron las imágenes captadas por el satélite durante los años 2017 y 2018, y que se digitalizaron los nuevos registros de deforestación causados por la minería aurífera. Además, precisó que se tomaron en cuenta las alertas tempranas que registra el Programa Nacional de Bosques del Ministerio del Ambiente de Perú

El megaoperativo

Frente a este escenario de pérdidas naturales masivas, el Gobierno inició el despliegue de 1.500 agentes de la policía y de las fuerzas armadas en La Pampa, la zona más castigada de Madre de Dios. La operación denominada «Mercurio 2019» durará dos semanas y tiene como objetivo erradicar la minería en la zona de forma permanente, así como otras actividades como el tráfico de drogas y la trata de mujeres, según el ministro de Energía y Minas, Francisco Ismodes, en un comunicado.  

Durante décadas, La Pampa fue un área de minería aluvial de oro a pequeña escala, pero en los últimos años ha crecido rápidamente para convertirse en la mayor fuente de oro ilegal del país a medida que las bandas criminales financiaban operaciones a escala industrial.

La región de Madre de Dios produjo 10.000 kilos de oro el año pasado, lo que representa el 7,1 por ciento de la producción de oro de Perú. La expansión ha convertido decenas de miles de hectáreas de selva tropical en un terreno baldío y las operaciones han comenzado a invadir la reserva natural de Tambopata, una de las áreas con mayor diversidad biológica del mundo.

En declaraciones a los medios de La Pampa, el ministro del Interior, Carlos Morán, explicó que “la policía estará estacionada en el área para reforzar la seguridad durante un período de seis meses” y añadió que “el objetivo es transformar la economía local con la introducción de actividades sostenibles en los próximos dos años”.

También se establecerán tres bases militares. El Ministerio de Mujeres ha puesto bajo custodia a más de 30 niñas adolescentes, algunas de las cuales tenían solo 14 años, que trabajaban en burdeles y bares en La Pampa.

Fuentes:

– La deforestación por minería ilegal alcanza niveles históricos en Perú / rpp.pe

– Perú busca terminar con la mayor zona de minería ilegal de oro / Perfil

Foro Ambiental