El 27 por ciento de las especies del planeta están al borde de la extinción

Al menos 28.338 especies de animales, plantas y hongos del planeta se encuentran actualmente en peligro de extinción. Esto representa un 27% de las especies en total, según advierte la última actualización de la Lista Roja de Especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que apunta a las actividades humanas como una de las principales razones de estas cifras. 

“Esta actualización muestra claramente hasta qué punto los humanos sobrexplotan la fauna y la flora salvaje a través del mundo”, declara Grethel Aguilar, directora general interina de la UICN.  “Debemos darnos cuenta de que está en nuestro interés conservar la diversidad de la naturaleza”.

La caza furtiva, la sobrepesca, la deforestación, la ampliación de la frontera agrícola y otras actividades extractivas, como la minería, son algunas de las principales causas.

Los resultados evidencian un aumento de 3.000 especies en peligro de extinción, con respecto a los últimos dos años. El mayor número de especies en peligro o vulnerables pertenecen a los anfibios siendo un 40% de las especies analizadas. Este es el caso de la rana gigante de São Tomé, endémica de isla africana con el mismo nombre, o la rana del lago Titicaca en Perú y Bolivia. Tras los anfibios, se encuentran las coníferas (34%), los corales (33%), los tiburones y las rayas (30%), los crustáceos (27%), los mamíferos (25%) y las aves (14%).

Pez Linterna (Centrophryne spinulosa), otra especie en peligro de extinción cuyo hábitat se encuentra al menos a 1000 metros de profundidad.

“La naturaleza está disminuyendo a tasa sin precedentes de la historia de la humanidad”, ha afirmado Jane Smart, la directora global del grupo de Conservación de la Biodiversidad de la UICN. “Esta actualización de la lista roja confirma las conclusiones del reciente informe del IBPES”.

En el ámbito de los mamíferos, preocupan especialmente los primates. Según la Lista Roja, siete especies de primates, seis de ellas en África, están amenazadas por la caza y la deforestación. Esto está poniendo además en peligro de extinción al 40% de las especies de este tipo en África occidental y central, como por ejemplo, el cercopiteco de Roloway, una especie endémica de Costa de Marfil y Ghana, de la que quedan menos de 2.000 individuos, o el mangabeye de boina roja abundante Nigeria, Gabón y el Congo.

Entre los animales marinos, la UICN ha nombrado al pez guitarra y las rayas de la familia Rhinidae como los peces más amenazados del mundo. Entre las rayas ha señalado que hay dos familias al borde de la extinción debido a su sobrepesca en las regiones del océano Índico, Pacífico occidental, Atlántico oriental y el mar Mediterráneo para la elaboración de sopas de aletas.

La pérdida silenciosa de especies de agua dulce

Otras de las especies marinas que aparecen este año es la lista son los peces linterna bioluminiscentes, que a pesar de vivir a más de 1.000 metros de profundidad, se encuentran amenazadas por las industrias petroleras, de gas y mineras que actúan en aguas profundas. Estas especies tiene una doble dificultad ya que, en muchas ocasiones, se encuentran alejadas de la jurisdicción de los países y, por lo tanto, de su protección.

Además de esto, la UICN ha advertido de la pérdida silenciosa de las especies de agua dulce de Japón y México, debido a la contaminación de los ríos procedente del campo y del ámbito urbano y la construcción de diques y presas.

En este sentido, el director de la Unidad de Biodiversidad de Agua Dulce de la UICN, William Darwall, ha advertido de que perder estas especies pondría en peligro una fuente de alimentos e ingresos. «Necesitamos urgentemente políticas sobre el uso humano de las aguas dulces que tenga en cuenta las necesidades de muchas otras especies que comparten estos ecosistemas», ha señalado en declaraciones recogidas por Europa Press.

Más de 5.000 árboles y hongos se añaden a las lista

En esta ocasión, más de 5.000 árboles y hongos de 180 países se han unido a la Lista Roja de la UICN. Destacan especialmente 23 especies de palisandros y palo rosa en el bosque seco de Madagascar, donde el 90% están amenazadas por la explotación maderera y el tráfico ilegal de productos silvestres.

En Canadá y Estados Unidos, el olmo americano entra por primera vez en la lista en la categoría de “en peligro” debido, en este caso, a la grave invasión de un hongo patógeno. Mientras en España, la Lechuguilla del Fraile, una especie presente en Galicia o el Cardón de Jandía, de Canarias, se mantienen un año más en la categoría de ‘peligro crítico’.

En cuanto a los hongos, el número de especies de este tipo en la lista llega a las 79, duplicando su cifra en los últimos años. Tal y como explica la UICN en un comunicado, la Hygrocybe splendidissima es una de las especies, clasificada como vulnerable. Sus poblaciones más numerosas se encuentran en los pastizales seminaturales del noroeste de Europa. Sin embargo, la disminución de estos terrenos en los últimos cincuenta años, debido a la agricultura intensiva, y el uso de fertilizantes, han puesto en peligro esta especie.

«Los Estados, las empresas y la sociedad civil deben actuar urgentemente para detener la sobreexplotación de la naturaleza, y deben respetar y apoyar a las comunidades locales y los pueblos indígenas para fortalecer los medios de vida sostenibles», ha defendido Grethel Aguilar.

Fuentes: 

– Foro Ambiental 

– UICN 

– Servimedia