Desde 1970, la población de animales salvajes en la Tierra disminuyó un 60 por ciento

Según la 12ª edición del informe anual del WWF, la pérdida de especies fue extremadamente alta en América Latina. 

 

El desarrollo de actividades extractivas y el consecuente avance del cambio climático llevó a que la biodiversidad de la Tierra experimente un período de destrucción y pérdidas catastróficas en las últimas décadas. Así lo detalla un duro informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Entre 1970 y 2014 las poblaciones de vertebrados disminuyeron un 60%.

Los investigadores destacan que se trata de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces que, en promedio, se redujeron prácticamente a la mitad en poco más de 40 años. El 20% de la Amazonia ha desaparecido en solo 50 años, mientras que se estima que el planeta ha perdido aproximadamente la mitad de sus corales de aguas someras en los últimos 30 años.

El denominado Informe Planeta Vivo se elabora cada dos años y es un estudio exhaustivo sobre el estado de situación de la biodiversidad y la salud alrededor de todo el mundo. A partir del monitoreo de 4 mil especies, esta última edición hace hincapié en que la pérdida de animales se debe a diversas prácticas humanas como la deforestación, la megaminería, la contaminación del plástico, el uso de combustibles fósiles, la caza furtiva y la pesca clandestina.

Por un “Acuerdo de París para la naturaleza”

“Las actividades no sostenibles están llevando al límite a los sistemas naturales del planeta”, alerta el informe. A raíz de esta situación, los autores sostienen que es necesario crear “un Acuerdo de París para la naturaleza”, como el que se firmó en la capital francesa durante 2015 sobre el cambio climático.

“Somos la primera generación que tiene una visión clara del valor de la naturaleza y de nuestro impacto en ella. Podríamos también ser la última que pueda invertir la tendencia”, apuntó Marco Lambertini, el director general del WWF.

Por este motivo, desde el organismo internacional hicieron un llamado a que gobiernos, comunidades, empresas y organizaciones se unan para formular un acuerdo general integral para la naturaleza y las personas bajo la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB), “el único instrumento jurídico internacional que explícitamente busca proteger la riqueza natural del planeta”.

Los especialistas coinciden en que será clave el 2020, año en el cual la comunidad global tendrá una oportunidad única de proteger la naturaleza porque se espera que los líderes mundiales revisen el progreso logrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París y el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

“Se necesita un conjunto de acciones colectivas, junto a un plan con objetivos, para revertir la pérdida de la naturaleza, “incluyendo, entre otros, escenarios de cambio en el uso del suelo, cambios en la dieta, cosechas sostenibles, así como enfoques tradicionales de conservación, como las áreas protegidas”, dijo el titular del WWF.

Gastamos más de lo que tenemos

De acuerdo al texto presentado por el WWF, “hoy consumimos recursos como si tuviéramos a nuestra disposición 1,7 planetas Tierra. Claramente insostenible. La Huella Ecológica del ser humano crece sin cesar”.

El nivel de disminución de las especies fue extremadamente alto en América del Sur y América Central, donde desapareció el 89 por ciento de los vertebrados. Las poblaciones de agua dulce también se vieron gravemente afectadas, con una disminución del 83%, y el hábitat adecuado para mamíferos se redujo un 22% de 1970 a 2010.

El Caribe, a su vez, fue el lugar donde la caída fue más pronunciada, ya que superó el 60%. A su vez, el índice de extinción muestra que las especies de cinco grupos taxonómicos (aves, mamíferos, anfibios, corales e ícadas -plantas antiguas-) están encaminándose más rápidamente hacia la extinción.

La organización recordó que, a nivel mundial, la naturaleza proporciona servicios por un valor aproximado de 125 billones de dólares al año, al mismo tiempo que ayuda a garantizar el suministro de aire fresco, agua potable, alimentos, energía, medicamentos y otros productos y materiales.

“No puede haber un futuro saludable, feliz y próspero para las personas en un planeta con un clima desestabilizado, océanos y ríos agotados, tierras degradadas y bosques vacíos, todos despojados de biodiversidad, la red de la vida que nos sostiene a todos”, reflexionó Lambertini.

Fuentes:

  • La Tierra perdió el 60% de sus animales salvajes en 44 años por la presión del hombre / Infobae
  • La Tierra se queda sin animales salvajes: dramático retroceso en el último medio siglo / La Nación

Foro Ambiental