Descubren que la contaminación del aire puede alterar la capacidad de aprender

Una investigación realizada en China afirma que la reducción de las habilidades verbales y matemáticas de las personas están vinculadas con la polución ambiental.

 

Está comprobado que la contaminación del aire produce enfermedades respiratorias, así como también hay consenso entre los expertos de que las partículas pequeñas aumentan el riesgo de problemas cardíacos. Sin embargo, pese a que aún no hay certezas, nuevos estudios sostienen que este fenómeno genera otro efecto nocivo: la alteración de la cognición.

Así lo expuso una investigación realizada por Instituto Internacional sobre Política Alimentaria (IFPRI) y publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Luego de tomar pruebas de aptitud a 25.000 personas en 162 condados chinos, se detectó que la exposición a la polución del aire produce una “reducción pronunciada” en las habilidades matemáticas y el reconocimiento verbal.

“El daño que la contaminación del aire tiene en el envejecimiento del cerebro probablemente impone un costo económico y de salud considerable, considerando que el funcionamiento cognitivo es crítico para que los ancianos realicen recados diarios y tomen decisiones económicas importantes”, señaló el autor del estudio, Xiaobo Zhang, de la Universidad de Pekín.

El estudio basó sus hallazgos en modelos que combinan datos climáticos y de contaminación de ubicaciones específicas en China, donde las personas tomaron las pruebas estandarizadas nacionales en 2010 y en 2014. El análisis buscaba estudiar de qué manera la exposición a corto y largo plazo afectó las calificaciones y, por tanto, los cerebros de quienes hicieron las pruebas.

El deterioro o daño cognitivo, que podrían ser causados por la contaminación del aire según el estudio, también son factores de riesgo potenciales en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia. La exposición a la contaminación se midió utilizando datos sobre la calidad del aire, que incluye tres contaminantes atmosféricos: dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y material particulado de menos de 10 micrómetros de diámetro.

“Este hallazgo aumenta la necesidad de atender el tema de la contaminación del aire para proteger la salud de las poblaciones jóvenes y adultas”, indicó Heather Adair-Rohani, oficial técnica de salud pública y el medioambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ginebra, grupo que no estuvo involucrado con el estudio.

Más evidencias

En 2016, la OMS ya había reportado que el 92 por ciento de la gente en todo el mundo inhala aire que no es saludable, que define como uno que tiene concentraciones de partículas finas (conocidas como PM2.5) mayores a los diez microgramos por metro cúbico. Además, confirmó que la exposición a corto y largo plazo aumentaba el riesgo de sufrir derrames cerebrales, enfermedades cardiacas, cáncer de pulmón y desórdenes respiratorios crónicos y agudos.

En mayo de este año, la agencia concluyó que aquel año la contaminación del aire provocó alrededor de 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Del total, más de un millón sucedieron en China, el país que más emisiones de CO2 produce. 

Antes del informe publicado por el IFPRI, además, hubo otro análisis hecho en 2014 por especialista en Francia e Inglaterra, quienes encontraron que la contaminación causada por el tráfico vehicular en Londres estaba vinculada a un declive cognitivo en los participantes, con una edad promedio de 66 años.

Una investigación reciente, publicada en la revista Environmental Science & Technology Letters, sostiene que la contaminación ambiental reduce la expectativa de vida un año en promedio desde el nacimiento. Sin embargo, este efecto es mucho más pronunciado en algunos países: en el caso de Egipto la reduce 1,9 años y de la India 1,5 años, mientras que en Rusia es de alrededor de nueve meses.

Los pobres, los más impactados

Si bien el estudio del IFPRI se suma a las ya numerosas preocupaciones de salud con respecto a la contaminación del aire, los estudios epidemiológicos que han asociado la polución con la alteración de la cognición pone en jaque sobre todo a las naciones en desarrollo, cuyas ciudades de smog podrían estar obstaculizando el desarrollo económico nacional.

“El daño en la capacidad cognitiva por la contaminación del aire también probablemente impida el desarrollo del capital humano. Nuestros hallazgos sobre el efecto perjudicial de la contaminación atmosférica sobre la cognición implican que el efecto indirecto de la contaminación en el bienestar social podría ser mucho mayor de lo que se pensaba”,  dijo Zhang.

Según el último índice de la Organización Mundial de la Salud, 9 de cada 10 personas en el planeta respiran aire que contiene un alto nivel de contaminantes. Sobre todo en África y Asia, consideradas las regiones más comprometidas con respecto a esta problemática.

Fuentes:

  • El aire contaminado no solo acorta la vida, también afecta las habilidades cognitivas/ nytimes.com
  • La contaminación nos está volviendo tontos, dice un estudio / CNN
  • La contaminación del aire está acortando tu vida, ¿quieres saber cuánto? / New York Times

Foro Ambiental