Debate minero en Chubut. Presiones para volver a habilitar la megaminería

Tras quince años de prohibición, el gobernador Arcioni habilita discutir la posibilidad de que en algunas localidades se practique la extracción de plata y oro.

 

El 23 de marzo de 2003 se produjo la primera gran derrota de la megaminería en Argentina. Fue en la ciudad de Esquel, donde el 81 por ciento de los habitantes rechazó la explotación de oro y plata. Tras esa votación sin precedentes, ninguna empresa pudo volver a explotar yacimientos en Chubut, que decretó la prohibición de la actividad en todo su territorio.
Sin embargo, la muerte del gobernador Mario Das Neves, la cada vez más delicada situación económica y la presión tanto del Gobierno Nacional como de algunos intendentes y el sector petrolero, llevaron a que el gobierno provincial decidiera reabrir el debate minero.
La decisión se terminó de tomar tras una movilización de más de 500 trabajadores de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA). Reclamaban la aprobación del convenio petrolero de traspaso del yacimiento Pampa del Castillo y La Guitarra, de ENAP Sipetrol a Capsa. También hubo un fuerte apoyo al pedido de los mandatarios de la meseta central de Chubut, alineados con habilitar la minería como puntapié para el desarrollo de los pueblos del centro de esta provincia.

La grieta

La Legislatura tiene pendiente debatir sobre el artículo 2° de la Ley 5001, la cual prohíbe la explotación minera a cielo abierto pero deja una puerta abierta a dividir el territorio mediante la denominada zonificación provincial. De esta forma, los defensores de la minería buscan impulsar el llamado Proyecto Navidad, que la multinacional canadiense American Silver tiene frenado en la meseta central chubutense, donde se encuentra el reservorio de plata sin explotar, más grande del mundo.
“Acá, si se habilita la minería van a venir por todo y esto va a ser un queso gruyere. Chubut es uno de los destinos más deseados por estas multinacionales. Navidad está en el centro norte de Chubut, casi al límite con Río Negro, plena meseta. Ellos dicen que hay agua para todo pero la verdad es que la poca agua que hay es de un acuífero que se llama Sacanana”, sostuvo Pablo Lada, miembro del Movimiento Antinuclear de Chubut y de la Unión de Asambleas Patagónicas.
De permitirse el regreso de la minería a Chubut, las zonas que quedarían excluidas de las explotaciones serán las que están en la cordillera provincial, cuyas poblaciones promovieron la reglamentación de prohibición tras el fallido intento de la Meridian Gold para extraer oro en inmediaciones de Esquel.
El gobernador Mariano Arcioni, quien avaló el debate por el desarrollo minero en la región, basó su argumento en la postura de los presidentes de las comunas de la meseta, como Telsen, Gan Gan y Gastre. Además, aseguró que estos referentes “ven que las localidades del interior, de la meseta precisamente, van a tender a desaparecer” sin un proyecto de desarrollo.

“Esta discusión no se les puede prohibir. La discusión se tiene que dar sobre la base de un proyecto serio. Después, que la ciudadanía analice si corresponde o no. Pero nosotros no vamos a prohibir bajo ningún punto de vista la discusión de la minería”, añadió.

Resistencia organizada vs lobby minero

Pese a las presiones pro mineras en Chubut, en febrero pasado miles de personas marcharon en la localidad de Telsen, para defender la prohibición de la actividad que rige en la provincia. Al mismo tiempo, se realizaba en un gimnasio de esa localidad una “cumbre minera” que contó con la participación de intendentes de la meseta y el ex ministro Juan José Aranguren. Desde entonces, el día 4 de cada mes, activistas y vecinos organizados realizan movilizaciones y jornadas de concientización en diferentes localidades.
En un comunicado reciente, la organización No a la megaminería expresó: “Repudiamos el accionar del gobierno nacional, que ofrece los minerales de nuestro territorio en las ferias mineras y en las negociaciones internacionales, mientras ajusta y ahoga económicamente a la población chubutense, generando un escenario de empobrecimiento y desesperación favorable para la imposición del extractivismo como única salida”.


Te puede interesar:
“Minería en Chubut: el Gobierno le abre camino a las multinacionales”

En los últimos meses, el Gobierno Nacional se ha encargado de lanzar campañas de lobby minero en la región y de conseguir el apoyo de diversos intendentes locales. Incluso el presidente Macri, durante el último coloquio de Davos, mantuvo una reunión con el propio CEO de American Silver, Ross Beaty, para impulsar la reactivación de la mina en Chubut, mientras que en la pasada Feria Mundial de Minería de Canadá, funcionarios del Ministerio de Minería y Energía de la Nación promovieron la posibilidad de llevar adelante proyectos en la provincia.
En ese sentido, de acuerdo a Lada, “lo que viene sucediendo desde que asumió Macri es una embestida aún mayor para avanzar con la minería contaminante. Sobre todo, con el Proyecto Navidad que es el emblema. Habilitar la minería en Chubut sería un gran triunfo para las multinacionales porque podría producir un efecto inverso al que generó Esquel en 2003 en todo el país, después del plebiscito”.

Mucho ruido, pocas nueces

Desde los sectores ambientalistas y las organizaciones de vecinos coinciden en que la minería, pese a las promesas de aquellos que la defienden y piden su regreso a Chubut, deja regalías ínfimas en las zonas donde se radica a costa de un pasivo ambiental enorme.
Entre los riesgos que suele tener este tipo de actividad extractiva, está la contaminación del suelo y napas de agua con cianuro, la destrucción de ecosistemas (Esquel se encuentra rodeada de reservas naturales), y los consecuentes problemas de salud en los pobladores cercanos.
La Asamblea de Vecinos Autoconvocados, en ese sentido, añade los bajos réditos socio- económicos que produce la actividad. Según un informe de la ONG, alrededor del 80 por ciento de los metales que se extraen se usa como respaldo de la economía mundial (por ejemplo, el oro se almacena como lingotes en las bóvedas de los bancos), un 18% se aplica en artículos de joyería y decoración (cadenitas, anillos, etc.) y sólo el 2% es utilizado para la industria.

Fuentes:

  • Chubut abre el debate para habilitar la explotación minera en la provincia / La Nación
  • El pueblo de Chubut movilizado y unido por el no a la minería / noalamina.org
  • Chubut: entre la vida, el oro, la crisis y la resistencia / La Tinta

Foro Ambiental