Cuidados de verano: los rayos ultravioleta continúan siendo un riesgo para la salud

Aunque la capa de ozono se recuperó en el último tiempo, los especialistas afirman que estos «pueden generar quemaduras, supresión de la inmunidad, problemas en los ojos y aumentar los riesgos de cáncer de piel».

 

«Sombra corta es riesgo alto», dice Rubén Piacentini, director del grupo Física de la Atmósfera, Radiación Solar y Astropartículas del Instituto de Física de Rosario, que depende del Conicet y de la universidad nacional de la ciudad santafecina. En ese enunciado, el científico asegura que cuanta más acotada es la sombra que el propio cuerpo propaga, mayor es la intensidad de los rayos ultravioleta a los que ese cuerpo se expone. Esa sombra varía a lo largo de las horas, con el correr del día.

El factor horario no es el único que incide en la intensidad con la que llegan los rayos ultravioletas: el estado de la capa de ozono también juega su parte. En noviembre de este año, ONU Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) dieron a conocer los resultados de su última prueba sobre el agotamiento de esa capa: se recupera a entre 1% y 3% por década.

Para Elián Wolfram, físico y doctor en Ciencias de la Atmósfera, y parte del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa, «es cierto que los protocolos internacionales de reducción de los gases que afectan la capa de ozono han dado resultados, y estamos empezando a tener evidencia de que hay signos de agujeros de ozono antártico que están siendo más pequeños y con menos destrucción neta del ozono. Pero esta información aún no es definitiva»

Según precisa, «aún no hay reducción de los niveles de radiación UV en la superficie terrestre; recién veremos los efectos de la recuperación de la capa de ozono hacia mitad del siglo XXI». Los rayos ultravioleta que atraviesan la atmósfera «pueden generar quemaduras, supresión de la inmunidad, problemas en los ojos -especialmente cataratas- y aumentar los riesgos de cáncer de piel», detalla Piacentini.

Una mejoría que no alcanza

La recuperación de la capa de ozono empezó hacia el año 2000, luego de que durante los años setenta se detectara el agujero de la capa y en 1987 el Protocolo de Montreal instara a reducir las emisiones de los materiales que deterioran el ozono. Según las proyecciones del estudio difundido en noviembre, la capa en el hemisferio norte y en la latitud media podría recuperarse hacia 2030, la del hemisferio sur, en 2050, y la de las regiones polares, en 2060.

«El ozono es el principal atenuador de la radiación solar ultravioleta más energética, denominada UVB, por lo que esta recuperación debería traducirse en una menor intensidad de dicha radiación. Sin embargo, esto no se ha detectado aún a nivel mundial, dado que otros componentes de la atmósfera también han modificado su concentración, tales como las nubes y las partículas en suspensión», explica Piacentini.

Para detallar la incidencia que puede tener la reducción del agujero de ozono en la radiación solar que llega a la superficie terrestre, Wolfram detalla: «Los científicos llamamos a esta fórmula Factor de Amplificación de la Radiación. Si el ozono se reduce un 10 por ciento, se espera un aumento de entre el 10 y el 11 por ciento de la radiación UV en la superficie. Pero si el ozono se reduce un 50 por ciento, puede haber un aumento de hasta un 100 por ciento de radiación en la superficie terrestre, porque la relación no es lineal».

En cuanto al escenario actual, en el que el agujero de la capa de ozono tiende a reducirse, el especialista explica: «Si el ozono aumenta 10 por ciento, tendríamos 10 por ciento menos de radiación UV en la superficie». La mejora de la capa, que actualmente es de entre 1 y 3 por ciento por década según informó la ONU, tendría una incidencia de esos mismos porcentajes en cuanto a la reducción de la radiación solar ultravioleta que llega a la superficie.

Según datos proporcionados por el Instituto Nacional del Cáncer, en 2018 el melanoma en Argentina ocupó el 21° lugar en incidencia entre distintos tipos de cáncer en ambos sexos. La tasa es de 1,41 casos nuevos por cada 100.000 habitantes. En términos de mortalidad, el cáncer de piel también ocupa el lugar 21°: se calcula que provoca unas 600 muertes por año. Esa tasa se mantiene estable desde 1997.

«Pequeñas dosis de radiación UV que llegan a la piel son esenciales para la producción de vitamina D, que a la vez juega un rol importante en el desarrollo esquelético, la formación de glóbulos rojos y la protección contra la osteoporosis, la artritis y la hipertensión, entre otras afecciones», explica Wolfram. Es la sobre-exposición a esa radiación la que puede causar daños: a la piel, a los ojos o al sistema inmune. Evitarla depende de la hora, del estado de la capa de ozono y, ante esos factores, de los cuidados que cada persona tenga a su alcance para protegerse.

Aunque el verano es temporada alta de protectores solares en las góndolas principales de las perfumerías, los especialistas insisten en que la foto-protección debe implementarse durante todo el año. Y dan consejos: «En verano, no hay que exponerse al sol entre las 10.30 y las 16.30 por la intensidad de la radiación ultravioleta en ese momento. Se debe chequear que los foto-protectores sean de amplio espectro, es decir, que cubran contra todo tipo de rayos UV.

El factor de protección debería estar por encima de 30, y se debe reaplicar tras hacer actividad física que implique transpirar o después de entrar al agua. Aunque no se lleven a cabo ninguna de estas actividades, cada dos horas conviene reforzar la protección», detalla Pascutto.

De acuerdo a la dermatóloga Vanina Gegdyszman, «como dermatólogos hay que insistir en el cuidado de la piel. Si decimos que la capa de ozono está recuperándose y aflojamos, los pacientes aflojan mucho más, y hay que cuidarse».

En cuanto al cuidado de los más chicos, sostiene: «Antes de que cumplan un año no se los debe exponer al sol. Y después de esa edad, conviene usar factor de protección superior a 50. La ropa con filtro ultravioleta y los sombreros son de mucha ayuda».

«El 80 por ciento de las quemaduras de sol se producen en zonas urbanas, en el día a día. La foto-protección es necesaria todo el año», insiste la presidenta de la SAD. Para Gegdyszman «falta concientización para que la protección solar deje der tomada como algo estético y optativo». Se trata de una cuestión de salud, aunque la góndola insista en decir «Cosmética» y las etiquetas de los precios resulten privativas.

Fuentes:

  • Pese a que la capa de ozono se recupera, advierten no bajar la guardia con el sol / Julieta Roffo / Clarín

Foro Ambiental