Crisis climática: la juventud alza la bandera para detener el colapso medioambiental

“No hay más tiempo”. “Somos la última generación que puede cambiarlo”. “Menos discursos y más acción”. “Este presente destruye nuestro futuro”. Esas son algunas de las principales consignas que decenas de miles de estudiantes de todo el mundo impulsan, liderados por la activista sueca de 16 años Greta Thunberg, creadora del movimiento Fridays for Future, en la tercera movilización escolar global con el fin de exigir medidas urgentes concretas para enfrentar la catástrofe del medio ambiente. 

De Sídney a las islas de Vanuatu, Salomón y Kiribati, pasando por Berlín, São Paulo, Tokio, Bruselas, Washington o la Ciudad de México, los alumnos han cerrado sus cuadernos para participar en las protestas, que ya son multitudinarias en ciudades como Nueva York, donde se espera la asistencia de más de un millón de personas. En total, están programados más de 5.000 actos en 156 países a lo largo de la semana que tendrán su colofón el próximo viernes 27 en una huelga climática mundial a la que esta vez no se sumarán solo estudiantes, sino también miles de asociaciones de la sociedad civil.

En más de 5 mil ciudades en el mundo se anunciaron concentraciones.

Las protestas de hoy dan el puntapié para lo que será una seguidilla de concentraciones durante los próximos siete días mientras los líderes del mundo se reúnan en Nueva York. Mañana se celebrará una Cumbre de la Juventud sobre el Clima en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mientras que el lunes el secretario general del organismo, Antonio Guterres, presidirá una reunión de emergencia con los líderes mundiales para pedirles que fortalezcan y amplíen los compromisos adoptados en 2015 en el marco de los Acuerdos de París.

Las marchas se extenderán durante una semana en coincidencia con la cumbre climática de Nueva York. 

Las primeras respuestas al llamado de Thunberg tuvieron lugar en los archipiélagos de Oceanía, territorios amenazados por el aumento en el nivel de los mares por el cambio climático. Poco más tarde se sumaron más de 300.000 jóvenes, padres y ambientalistas se manifestaron en las principales ciudades australianas, el doble que en una jornada similar celebrada en marzo.

En Berlín, al mediodía era prácticamente imposible llegar a la Puerta de Brandenburgo. Una marea de jóvenes y adultos clamaban por el clima, como en otras ciudades de Alemania, donde están programadas 500 movilizaciones que cuentan con el apoyo de sindicatos, empresarios y la Iglesia protestante. En cambio, la protesta de hoy en Bruselas transcurre más comedida. La manifestación,  que ha arrancado en la Gare du Nord al grito de «¡Somos imparables!», congrega a menos personas que las de principios de año. Sus mensajes, eso sí, son igual de efectistas: «Estoy seguro de que los dinosaurios también pensaban que tenían tiempo».

Lejos de reducirse un 45%, está previsto que los gases de efecto invernadero aumenten un 10% si todo sigue igual.

Para promover la movilización de la juventud, en algunas partes del mundo las autoridades han tomado medidas excepcionales. Por ejemplo, las de Nueva York, que han facilitado la movilización de este viernes: 1,1 millones de estudiantes de escuelas públicas tienen permiso para faltar a las clases. O el secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, que ha dirigido una carta a 30.000 colegios del mundo pidiendo a sus responsables que permitan a los alumnos participar en las movilizaciones de esta semana.

La campaña va camino de convertirse en la mayor movilización climática de la historia y Fridays for Future, la organización que ha canalizado las protestas verdes de los estudiantes en todo el mundo, ya cuenta con una lista de más de 5.225 eventos en 156 países que tendrán lugar del 20 al 27 de septiembre, y cada día se añaden más. Los adultos se unirán a los jóvenes y, de hecho, la plataforma 350.org estima que más de 73 sindicatos, 820 organizaciones y 2.500 empresas ya han manifestado su apoyo a las huelgas.

Argentina 

En la Argentina, las principales protestas están convocadas para el próximo viernes 27 de septiembre en todo el país, desde Salta hasta Tierra del Fuego. En tanto para hoy hay una convocatoria en Plaza de Mayo a las 16.30 hs para rechazar la nueva regulación sobre la importación de residuos, una polémica medida anunciada a través de un decreto por el Gobierno Nacional a principios de mes. 

Fuentes: 

– Foro Ambiental

– El País

– La Nación