Chile reemplaza a Brasil para organizar la próxima cumbre del clima

Tras la renuncia de Brasil, el país trasandino se hará cargo de la COP25, donde el mundo debatirá compromisos y responsabilidades sobre los efectos del calentamiento global.

 

Chile será la sede de la 25° Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25). Se trata de la mayor reunión del mundo en donde líderes políticos, miembros de la sociedad civil, del sector privado, académicos e investigadores, pueblos indígenas y jóvenes debaten las políticas ambientales para afrontar el cambio climático. El evento se llevará a cabo en diciembre de 2019 o en enero de 2020 en la ciudad de Santiago.

«Son más de 200 países que vendrán a nuestro país para generar medidas que incrementen la lucha contra el calentamiento global y la emisión de los gases del efecto invernadero», manifestó la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, que representó a Chile en la reciente COP24, que se realizó en Katowice (Polonia).

Chile representa uno de los países más desarrollados en el continente, bien visto en el arena internacional y que los últimos años ha pregonado respecto a la electromovilidad y a la transformación de su matriz energética hacia fuentes no contaminantes. Junto con Uruguay, es la región de América Latina donde más ha crecido en cuanto al uso de energías renovables, sobre todo la solar, y hoy se proyecta como una potencia a nivel mundial.

“Somos líderes en las energías renovables y justamente traeremos a los países a observar cómo vamos a implementar estas medidas y cómo podemos exportarlas al mundo“, explicó la secretaria de estado.

La designación de Chile se produjo luego de que Brasil, uno de los países más ricos en biodiversidad del mundo y el que alberga la mayor parte de la selva amazónica, retirará su oferta para acoger la COP25 por pedido de su nuevo presidente, el ultra derechista Jair Bolsonaro, quien al igual que Donald Trump ha manifestado su descreimiento sobre el cambio climático.

El anuncio, además, se da en un contexto en donde se suman dudas sobre los objetivos del Acuerdo de París, firmado por casi 200 países d todo el mundo con el objetivo de limitar el calentamiento global por debajo de 2 ºC e idealmente a 1,5 ºC. Muchos académicos, científicos e investigadores afirman que si se aplicaran esas metas de reducción de emisiones actuales, la temperatura se elevaría a más de 3 ºC.

Durante la última cumbre en Polonia, Schmidt se reunió con Patricia Espinosa, la secretaria ejecutiva de la ONU para el cambio climático, y se convirtió en el primer país en hacer entrega del Tercer informe Bienal de actualización de gases de efecto invernadero, un compromiso de todos los países ante Naciones Unidas.

El documento que da cuenta de que Chile ha avanzado en un 9,9% en la intensidad de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. “Estos datos muestran un evidente avance de Chile, pero sabemos que todavía no es suficiente y debemos seguir adelante”, dijo la ministra de Medio Ambiente.

Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, considera que el país cordillerano es muy competitivo a la hora de atraer a inversionistas. “Su planteamiento debe ser constructivo en cuanto a acuerdos para implementar mecanismos que permitan transparentar el recuento de las actividades comprometidas por todos los países al 2030 y 2035, pero también para la movilización de financiamiento internacional”, dijo.

Cuentas pendientes

Si bien Chile aporta un porcentaje mínimos a las emisiones mundiales -cerca de un 0,26%- al tratarse de un problema global, cada emisión de gases contaminantes cuenta. Los estudios muestran que el sector energético en Chile es responsable del 70% de la contaminación de gases de efecto invernadero. Según un estudio de Chile Sustentable, las 28 empresas termoeléctricas en el país -de gas natural, petróleo y carbón- son responsables del 91% de las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2), el 88% del material particulado (MP), el 97% del dióxido de axufre (SO2) y el 91% del óxido de nitrógeno (NOx).

Las empresas están concentradas en apenas 5 comunas, conocidas como “zonas de sacrificio”, donde sus habitantes ya sufren las consecuencias de la contaminación ambiental: Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel.

Consultado en la COP24 respecto al futuro de las termoeléctricas y el compromiso de Chile de ponerle plazo de cierre a estas fuentes contaminantes, el director de la Agencia de Cambio Climático, Giovanni Calderón, aseguró que el único plazo es el compromiso de París, de que para 2050 no haya más emisiones contaminantes.

“Sería casi expropiatorio obligar a una empresa a cerrar de un día para otro. Chile tiene las metas claras. Ahora la discusión es la velocidad del avance, porque Chile ha avanzado en limpiar su matriz, en reducir la emisión de gases, en medidas de adaptación y mitigación, pero claro, la velocidad de ese avance puede no ser lo que requiera el mundo”, afirmó.

Fuentes:

– COP25: Chile será sede de la próxima cumbre medio ambiental de la ONU / Publimetro

– Carolina Schmidt: “Que el COP25 sea en Chile remarca nuestro liderazgo en cuanto al desarrollo sustentable” / CNN

– ¿Es Chile un ejemplo en la lucha contra el cambio climático? / eldesconcierto.cl

Foro Ambiental