Border, el primer teatro sustentable de la Ciudad de Buenos Aires

La obra de la arquitecta Guadalupe Cuello combina estilo artístico y cuidado del ambiente.

 

Un hormigón hecho a base de botellas rellenas con pilas y arena. Pisos y baños diseñados con tapitas de gaseosas y otros plásticos reciclados. Un sistema energético renovable y una gestión del agua eficiente. Así es Border, el primer teatro sustentable de la Ciudad de Buenos Aires.

Ubicado en Godoy Cruz al 1800, donde se puede acceder por bicisenda, esta particular construcción reúne las características de un edificio amigable tanto con el arte como con el medio ambiente. En su construcción se tuvieron en cuenta todos los detalles: desde la elección del terreno hasta los materiales elegidos para los revestimientos.

“Nos preocupa mucho el tema de la contaminación y nos sedujo la idea de aportar un grano de arena para cambiar algo”, define la directora del teatro, Marina Lamarca.

El complejo, de 700 metros cuadrados, fue diseñado por Guadalupe Cuello, arquitecta especializada en sustentabilidad y docente de la UBA. Entre otras estrategias, impulsó un estudio de asoleamiento capáz de generar iluminación con luz solar y una correcta ventilación natural, con el objetivo de garantizar una adecuada calidad ambiental en el interior.

Para el equipamiento, lo que se usó fue lana de vidrio, placa de roca de yeso y carpinterías de PVC con doble y triple vidriado hermético para optimizar la aislación térmica y acústica, además de iluminación led. Para complementar, el contrafrente se construyó con una fachada ventilada de microperforado hecha completamente con material reciclable.

La reducción del consumo de agua potable, por su parte, se hizo posible gracias a la instalación de griferías con aireador y sanitarios con válvula de doble descarga y tanque para la recolección de agua de lluvia para riego. A su vez, se proyectaron espacios de depósito y recolección de residuos reciclables.

El proyecto, según Lamarca, surgió a partir de las inquietudes y los compromisos que los impulsores tenían en sus vidas particulares. “Nosotros ya llevábamos un estilo de vida saludable, siendo vegetarianos y practicando yoga. Desde ahí, nos propusimos crear un teatro independiente cómodo, lindo y amigable con el medio ambiente”.

El desafío, por otro lado, también se cumplió gracias a la colaboración de la gente. “Cuando comenzamos, hicimos una campaña para juntar pilas, que colocamos en botellas y pusimos dentro del hormigón, y tapitas de gaseosas, que colocamos en los pisos de los baños, donde además se reutilizaron persianas antiguas para los revestimientos de las paredes”, comenta Lamarca.

¿Cómo fue la elección del nombre? “Border significa frontera en inglés y nos gusta pensar que quien accede al teatro ingresa a un espacio diferente, en términos de arte y sustentabilidad. Pensamos en la sala como límite entre ficción y realidad, entre el mundo representado teatralmente y la rutina”, define Lamarca.

Por considerarlo un gran aporte a las tareas de promoción y difusión de las temáticas vinculadas al desarrollo responsable y al cuidado de nuestro entorno, el teatro fue premiado con el auspicio institucional de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Fuente:

  • Buenos Aires tiene su primer teatro sustentable / Clarín

Foro Ambiental