Barrick cancela el proyecto de explotación subterránea de Pascua-Lama

Pese a que había prometido usar esta técnica para descartar la de cielo abierto y reimpulsar el proyecto del lado argentino, ahora la minera canadiense dio marcha atrás.

 

Pascua-Lama supo ser el primer proyecto binacional minero del mundo. Sin embargo, nunca entró en operaciones, acaba de sufrir un cierre parcial y su destino hoy es incierto. Desde que Chile, a través de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), anunció la clausura definitiva del emprendimiento de extracción de oro y plata en suelo trasandino debido al incumplimiento de pautas ambientales, las dudas giran alrededor de Argentina, donde Barrick Gold cuenta con el aval para seguir operando.

“En Argentina somos un país poco serio con el cuidado del medio ambiente. Acá no se dieron ni por aludidos. En Chile el proyecto estaba parado desde 2013. Ese mismo año el ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja, dijo nosotros haremos Lama sin Pascua”, afirma Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de glaciares de Greenpeace.

Pese al mazazo que significó la decisión de Chile, Barrick Gold no se quedó atrás. Con la intención de reimpulsar el proyecto desde el lado argentino (San Juan), la multinacional canadiense llegó a anunciar una inversión de 180 millones de dólares, propuso buscar un nuevo socio empresarial y comenzó a construir una galería subterránea para reemplazar la explotación a cielo abierto.

Pero tan solo un mes después de ese paquete de anuncios, Barrick Gold presentó un informe en el que reconoce que de esa manera no se cumplía “con los criterios de inversión de la compañía” y que sólo retomaría la transición a una explotación subterránea “si la economía mejora en un futuro y los riesgos relacionados pueden ser mitigados”.

“Barrick Gold había vendido ese cambio como una solución, pero la realidad es que toda actividad minera es de alto impacto. Sea a cielo abierto, o subterránea. En ambos casos se usan grandes cantidades de agua y grandes cantidades de elementos tóxicos”, sostiene Strano.

La decisión de la minera canadiense tomó de sorpresa al propio gobierno provincial, que tiene a la minería como uno de sus máximos aliados. Frente a ese escenario, el ministro de Minería, Alberto Hensel, aseguró que una vez que tomen conocimiento formal del informe, pedirán el cierre de las actividades y de todo lo construido, como el dique de cola, las obras superficiales y canales de desvío.

La expectativa de poner en marcha a Lama en más o menos un corto y mediano plazo quedó totalmente desdibujada, por lo que al Gobierno no le queda otra alternativa de exigirles que tienen que hacer el plan de cierre, en función de cumplir con la ley”, indicó el funcionario provincial, y agregó que “esto cierra una etapa, pero la medida no implica la pérdida de la concesión”.

Desde el sector minero aseguran que la decisión de Barrick Gold tiene que ver con la falta de definición sobre la modificación de la Ley de Glaciares, que el Gobierno Nacional impulsó –aún sin éxito– para liberar el camino al desarrollo de la actividad.

“Hay un intento muy claro de modificar la Ley de Glaciares para allanarle el camino a las mineras”, dice Strano.

Con Mauricio Macri como presidente, se han quitado las retenciones a la minería, se firmó un nuevo Acuerdo Federal Minero y ahora el oficialismo pretende flexibilizar la Ley de Glaciares. La polémica iniciativa surgió por pedido del presidente, luego de que en noviembre pasado mantuviera una reunión con empresarios mineros, quienes le aseguraron que, de cambiar algunos puntos de la legislación, podrían ingresar capitales al país por U$S 18.000 millones y destrabar 44 proyectos en todo el país que hoy están prohibidos.

El Gobierno Nacional, paralelamente, también ha ejercido presión en las provincias donde la actividad está prohibida. El caso más emblemático es el de Chubut, donde Pan American Silver (otra firma canadiense) tiene parado por la Ley provincial XVII-Nº 68 (Antes Ley 5001) el Proyecto Navidad en la meseta chubutense, la mayor reserva de plata del mundo.

Pero las responsabilidades no son sólo de Cambiemos. En la actualidad, hay seis ex funcionarios nacionales de la gestión kirchnerista procesados por impedir que se relevaran zonas periglaciares y posibilitar la minería en zonas prohibidas durante los últimos años.

Este fallo fue confirmado luego de que los jueces federales Martín Irurzun y Eduardo Farah dieran lugar a los aportes de su colega en primera instancia, Sebastián Casanello, quien sostiene que, de haberse cumplido la legislación 26.639, tanto Veladero como Pascua- Lama (los dos proyectos mineros de Barrick Gold) no existirían y los derrames nunca se habrían producido.

Entre los señalados por la Justicia, se encuentra el científico Ricardo Villalba, el ex titular del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianiglia), a quien se le cuestiona que haya decidido sólo medir glaciares de más de una hectárea de superficie, dejando desprotegidos a los de menor tamaño, y dos ex secretarios: Jorge Mayoral (Minería) y Sergio Lorusso (Ambiente).

Antecedentes

Al igual que Veladero, el proyecto de Pascua-Lama tampoco estuvo exento de derrames. A principios del 2017, Barrick Gold debió reconocer –tras negarlo en principio– que el túnel binacional que montó para transportar rocas de Chile a Argentina destruyó un ambiente periglacial protegido por ley y provocó la fuga de agua ácida.

El Gobierno de San Juan, que insólitamente negó el desastre generado, propuso por entonces que la empresa haga piletas para tratar el agua y, de este modo, la devuelva al medio ambiente. Sin embargo, al poco tiempo, las piletas desbordaron y una cifra indeterminada de agua ácida sin tratar terminó en ríos y arroyos.

Ante este nuevo papelón, Barrick prometió a las autoridades provinciales un plan para cerrar definitivamente el túnel (que mide cuatro kilómetros) y fue ahí que, paradójicamente, propuso dejar de realizar la minería a cielo abierto para hacerla de manera subterránea. Hasta noviembre del año pasado, según Eduardo Machuca, de la Policía Minera de San Juan, la obra se encontraba avanzada en un 50%.

“Chile actúa a favor del medioambiente. En cambio, la Ley de Glaciares argentina es incumplida una y otra vez”, concluye Strano.

Fuentes:

  • Tras el freno de Barrick a Pascua Lama, el Gobierno pedirá el cierre del proyecto / Diario de Cuyo
  • El largo funeral de Pascua Lama / El Ciudadano / Javier Karmy
  • Entrevista a Gonzalo Strano / Foro Ambiental

Foro Ambiental