Argentina está en emergencia forestal, según Greenpeace

La deforestación y los desmontes son las principales causas de las inundaciones que hoy afrontan diversas provincias. A nivel mundial, Argentina es uno de los países que más destruyeron sus bosques.

Las inundaciones registradas en Chaco, Corrientes y el norte de Santa Fe, que mantiene a más de 2000 personas evacuadas, campos aislados y dejaron 4 víctimas mortales, tienen “en la deforestación de los bosques uno de los principales factores”, según apuntó el coordinador de la Campaña de Bosques de Greenpeace, Hernán Giardiani.

El activista resaltó que la Argentina se encuentra en “emergencia forestal” luego de años de ubicarse entre los 10 países que más destruyeron sus bosques, lo que elimina la capacidad de absorción de los suelos, sumado al mayor nivel de precipitaciones producto del cambio climático.

“Hemos perdido 8 millones de hectáreas de bosques en los últimos 30 años en la Argentina y el 80 por ciento se registró en Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta”, precisó Giardini, quien dijo que “la primera medida sería parar de deforestar, cumpliendo de manera estricta la Ley de Bosques, que muchos gobiernos provinciales incumplen”.

Chaco es una de las tres provincias más afectadas por las inundaciones de los últimos días, mientras que Corrientes y el norte de Santa Fe reciben el agua que llega desde las provincias vecinas. El coordinador de la ONG, al respecto, hizo hincapié que esas son las consecuencias de los desmontes motivados principalmente por la agroindustria.

“El modelo agropecuario aplicado desde mediados de la década del ’90 es responsable de la deforestación por fomentar el monocultivo de la soja y el desplazamiento de la ganadería del centro del país al norte”, remarcó.

El fenómeno conocido como “pampeanización” del noreste del país impacta en la capacidad de absorción de los suelos frente al aumento de las precipitaciones y elimina la capacidad de los bosques como esponjas naturales. De acuerdo a los estudios del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), mientras los bosques de la región chaqueña permitían absorber 300 milímetros por hectárea, los campos deforestados para plantar soja absorben 10 veces menos y los explotados con pasturas para ganado tres veces menos.

“Es lo que fomenta el modelo agropecuario actual, por eso es necesario apostar a un modelo que revalorice la agricultura familiar y a los pequeños productores regionales, que han convivido con el ecosistema durante años”, propuso Giardini, quien admitió que “la situación no es fácil de revertir en el corto plazo”.

Desde Greenpeace sostienen que el aumento de las precipitaciones se produce a causa del efecto del cambio climático, cuyos principales responsables son las grandes potencias industriales, fenómeno que le impone a la Argentina cambiar la matriz energética basada en los combustibles fósiles. Según el coordinar de la Campaña de Bosques el país también necesita “un plan de reforestación y la realización de obras de infraestructura” que contengan el mayor volumen de lluvias.

De acuerdo a la Cruz Roja Argentina, en Chaco, Corrientes y el norte de Santa Fe, continúan evacuadas 1300, 700 y 200 personas, respectivamente. “Se trata de una inundación muy fuerte, hay acumulación de agua, llueve un poco y no se reabsorbe, tarda mucho en escurrir. La inundación no es tanto por lo que llueve sino por el acumulado”, analizó el director Nacional de Respuesta a Emergencias y Desastres de la organización, Rodrigo Cuba.

El referente señaló, además, que “el agua acumulada dificulta las tareas de asistencia, por lo que hay que esperar a que baje”. “Son procesos lentos. Ha bajado el alerta pero se esperan lluvias aisladas hasta el martes”, advirtió.

Fuentes:

– En “emergencia forestal” e inundados / Página 12 Foro Ambiental