Patagonia Eco Film Fest: la concientización ambiental también necesita del cine

Hay para todos los gustos e intereses. Desde cortometrajes que abordan la problemática del calentamiento global o la realidad de los pueblos que son víctima de los agroquímicos, hasta películas que destacan el crecimiento de las energías renovables y documentales que explican los beneficios de la agricultura orgánica. El Patagonia Eco Film Fest no es sólo un evento artístico, sino que constituye un espacio de reflexión que invita a asumir un compromiso mayor con el medio ambiente.

“Nuestro propósito es tratar que la sociedad deje de ver a los problemas ambientales como hechos ajenos”, afirma el activista Joel Hume, que ideó el festival, junto al cineasta Cristian Pérez Scigliano.

El proyecto surgió casi por una casualidad. Tanto uno como el otro había soñado con fundar un festival de cine ambiental en la región sur del país, sin embargo, hasta hace poco más de tres años ni se conocían. “Fue una amiga en común la que nos puso en contacto. Para nosotros un festival de cine era la manera más amena para involucrar a las personas con el medio ambiente”, recuerdan.

Además de director de cine, Cristian es profesor de buceo y encabeza la productora independiente PLéYADES. Joel, por su parte, es licenciado en Ciencias del Ambiente, titular de la ONG 4R y diseñador de planes de gestión ambiental. A pesar de sus atareadas vidas, desde un primer momento los dos confiaron en que podían involucrarse con la causa, combinar sus conocimientos y echar a andar la idea.

“No fue sencillo, le dedicamos muchísimo tiempo. Seleccionar las películas, tener un logo, definir una identidad, buscar patrocinadores que nos apoyen, pensar las actividades recreativas, hacer la difusión del festival. Todo fue a pulmón, y aún hoy lo sigue siendo”, afirma Joel.

Este año el festival celebrará su segunda edición del 13 al 16 de septiembre en la ciudad de Puerto Madryn, Chubut. Y a pesar de su juventud, ya cuenta con reconocimiento institucional. Además de haber sido declarado de interés nacional, provincial y local, el festival es apoyado por ONG´s del prestigio de FARN, Greenpeace o Aves Argentinas.

No es casualidad que el evento se haga en Chubut. Esta provincia es una de las pocas del país en donde la actividad minera extractiva está prohibida y es una de las que más se ha manifestado en contra de la construcción de una central nuclear en la región patagónica y de la instalación de las represas sobre el río Santa Cruz.

“El festival está en agenda, la gente habla de él, se está imponiendo en la región. Tenemos la ventaja de estar en una ciudad turísticamente estratégica y en una provincia con mucho empuje en materia ambiental”, asegura Joel.  

 

Apto para todo público

La cartelera estará compuesta por una sección de ocho largometrajes, otra de dieciséis cortometrajes y una más con diez producciones realizadas a nivel regional, denominada “Panorama Patagonia”. Al igual que el año pasado, cada una de las categorías –previa convocatoria– recibió las propuestas y los organizadores seleccionaron los films –tanto nacionales como internacionales– que integran el line-up definitivo.

“Nos han llegado películas de Perú, España, Francia, México, Suecia o de lugares incluso más atípicos como por ejemplo Irán. Nos mandan un mail, veamos el material y listo”, indica Joel.  

Las actividades estarán concentradas en tres lugares: los cortos y largometrajes se proyectarán el histórico Cine de Puerto Madryn (único de la ciudad y perteneciente a la Sociedad Italiana), las producciones de la región se exhibirán en el Teatro del Muelle y en el auditorio de la Fundación Ecocentro, donde además se presentará un ciclo de películas infantiles.  

“Durante 2016 vino una fundación a presentar cortos para chicos. Entre ellos, hubo uno autodescriptivo sobre la película Aballay (2010), en donde el director Fernando Spiner explicaba cómo fue rodar en un área protegida, los recursos y cuidados que tuvieron que tener, y los aprendizajes que alcanzaron. Esto nos motivó mucho para crear un espacio similar en el festival. Los chicos son el futuro”, remarca el referente de 4R (Reutilizar, Reciclar, Reducir y Reeducar), una organización dedicada a concientizar sobre el tratamiento de residuos urbanos.

 

Una industria que se pone en marcha

Aunque el cine ambiental recién está empezando a ganar terreno a nivel nacional, Joel asegura que el potencial es enorme y confía en que el crecimiento dentro de la industria será muy importante.  

“El año pasado de los ocho largometrajes, cuatro eran argentinos. Hubo documentales y también ficciones con un nivel de realización muy bueno. Uno de los que más nos impactó fue 'El Cóndor', de Kevin Zaouali, que ganó el Panorama Patagonia. También nos encantó 'En la Senda del Huemul', de Marcel Cluzet, un documental que estuvo entre los largometrajes finalistas”, destaca el licenciado ambiental.

En esta oportunidad, unos 500 proyectos en total se han inscripto para lograr ingresar a la grilla, entre los cuales se destaca una gran cantidad de producciones sureñas. Según Joel, “actualmente, en menor o mayor medida, la ecología es un asunto que está presente en todo el mundo. La Patagonia, en particular, se encuentra muy movilizada por temas que están muy a flor de piel como las represas y la construcción de la nueva central nuclear. Hay un interés real por querer vivir de una manera más armoniosa con el medio ambiente”.

Como ocurrió en la edición anterior, al final del festival un jurado integrado por cineastas, científicos y activistas se encargará de premiar a las mejores producciones de cada categoría.

“Esperamos lo mejor de esta segunda edición. Queremos que la gente adopte al festival y lo haga propio. Que sepan que pueden ser parte de él”, concluye Joel, que junto a Cristian confían en que en este año lograrán superar “las más de 2500 personas que asistieron la vez pasada”.   

Fuente: Foro Ambiental (01.09.17)

Volver Atras