Aerogeneradores Domésticos: Potencia Ecológica para Tu Hogar

Al igual que los modelos colosales instalados en campos o en el mar, los generadores eólicos domésticos son dispositivos con la capacidad de generar electricidad, operando al transformar inicialmente la energía cinética del viento en energía mecánica a través de una hélice, y posteriormente convirtiendo esta energía mecánica en energía eléctrica mediante un alternador.

Los modelos destinados a uso residencial son considerablemente más pequeños que los de aplicación profesional, más fáciles de instalar y también menos potentes. No obstante, aún requieren un sistema de sincronización para aportar energía a la red eléctrica, asegurando que la frecuencia de la corriente generada se mantenga sincronizada con la frecuencia de la red.

En el mercado actual, podemos encontrar principalmente dos categorías de generadores eólicos diseñados para viviendas: los de eje horizontal y los de eje vertical, cada uno con sus pros y contras, como veremos a continuación.

Los generadores de eje horizontal tienen su eje de rotación dispuesto de manera paralela al suelo y son los más comunes en la actualidad gracias a su eficiencia y fiabilidad. Por lo general, el eje de rotación se encuentra en la parte superior de un mástil, con palas de diversas dimensiones y cantidades diseñadas para capturar la fuerza del viento.

Este tipo de generador requiere una orientación constante hacia la dirección del viento para lograr un rendimiento óptimo. Para facilitar este proceso, suelen contar con una veleta o un motor eléctrico que permite ajustar la orientación de forma sencilla y automática, sin necesidad de intervención manual.

El segundo grupo destacado de generadores eólicos es el de eje vertical, donde el eje de rotación es perpendicular al suelo. La principal ventaja de estos equipos radica en que las palas son de tipo vertical, menos llamativas y molestas, lo que permite situarlos más cerca unos de otros y en espacios más reducidos donde puedan coexistir con otros elementos como antenas, árboles, etc.

Asimismo, prescinden de un sistema de orientación hacia la dirección del viento, dado que sus palas son omnidireccionales. Pueden ser ubicados a una altura más baja del suelo, su mantenimiento resulta más sencillo y tienen la capacidad de operar eficientemente con velocidades de viento más moderadas.

Consideraciones antes de adquirir un generador eólico doméstico

Después de revisar los tipos y las características fundamentales de los aerogeneradores para uso doméstico, es importante analizar qué aspectos se deben tener en cuenta al seleccionar el modelo ideal.

Viabilidad de la instalación en el hogar: Antes de considerar la instalación de un generador en casa, es crucial verificar si la vivienda es adecuada para ello. Esto va más allá del espacio disponible sobre el garaje, tejado o jardín. Se debe evaluar si la zona cuenta con viento de forma habitual y con suficiente fuerza para mover las aspas del equipo. La presencia de árboles grandes, otros edificios, o estar ubicados en un valle puede afectar la eficacia del generador, limitando su rendimiento a días específicos con viento intenso.

Tipo de aerogenerador y espacio requerido para la instalación: Este aspecto es crucial, ya que la elección del tipo de generador dependerá del espacio disponible y de las características del lugar de instalación. Si se dispone de un espacio amplio y despejado, se puede considerar un modelo de eje horizontal. En cambio, si el espacio es limitado, se debe optar por un modelo de eje vertical.

Materiales y calidad de fabricación: En el mercado existen numerosos modelos fabricados con materiales de diversas calidades. Los modelos más económicos pueden utilizar plásticos y aceros o aluminio de bajo grosor, mientras que los más costosos y duraderos suelen incorporar fibra de carbono, aceros de alta densidad y materiales que resisten mejor la corrosión, como pinturas y barnices especiales. La revisión detallada de los materiales y la calidad de fabricación es esencial para asegurar la durabilidad del producto a lo largo de los años.

Potencia suministrada: Este aspecto figura entre los más cruciales en las especificaciones de los generadores eólicos, con valores que varían desde unos pocos cientos de vatios hasta varios kilovatios. En términos generales, si se busca un sistema de generación auxiliar, un modelo de 400-600 vatios puede ser suficiente. Sin embargo, si la intención es alimentar toda la vivienda, se deberá optar por equipos más grandes y costosos que puedan superar los 3.000-4.000 vatios.

Facilidad de instalación: Los generadores más pequeños suelen ser fáciles de instalar y vienen con todo lo necesario en el kit para comenzar a utilizarlos de inmediato. No obstante, si se busca un modelo más grande y potente, es probable que se requiera la contratación de servicios profesionales para asesoramiento e instalación, especialmente si se planea ubicarlo en el tejado. Este servicio adicional se suma al costo total de adquisición.